18 de Septiembre de 2018

México

¡Mátenlo, mátenlo!.. linchan a presunto violador

El hombre era acusado de agredir sexualmente a dos mujeres adultas, e intentó hacerlo con una niña de cuatro; vecinos quisieron hacer justicia por propia mano.

El presunto agresor sexual llegó al Hospital General policontundido, con lesiones múltiples en extremidades y el cráneo, pero estable. (Imelda Torres/Milenio)
El presunto agresor sexual llegó al Hospital General policontundido, con lesiones múltiples en extremidades y el cráneo, pero estable. (Imelda Torres/Milenio)
Compartir en Facebook ¡Mátenlo, mátenlo!.. linchan a presunto violadorCompartir en Twiiter ¡Mátenlo, mátenlo!.. linchan a presunto violador

Imelda Torres/Milenio
CIUDAD VALLES, SLP.- "¡Mátenlo, mátenlo!", "¡Te vas a ir a la...!", "¡violador, violador!", gritaban hombres y mujeres mientras el hombre se encontraba en el suelo, cubriéndose la cara con las manos, encogiéndose para esquivar los palos, piedras y machetes que ya le habían causado heridas y sangraban.

Gustavo N., alias "El aguacate", de 28 años de edad, fue sacado de la casa de su mamá; estaba agazapado entre un montón de ropa donde la mujer intentó esconderlo, pero la furia de la gente estaba encendida y no pararían hasta darle un escarmiento.

Los hechos ocurrieron el sábado pasado al mediodía, un domicilio de Praderas del Río, populoso fraccionamiento ubicado al poniente de Ciudad Valles.

Jamás había ocurrido algo similar en la Huasteca Potosina, al menos en décadas recientes. La gente intentó linchar al hombre que desde días antes los tenía atemorizados.

Aseguran que a dos mujeres adultas las agredió sexualmente, e intentó hacerlo con una niña de cuatro; así que, temerosos de que siguiera haciéndolo y al desconfiar en las autoridades y el nuevo sistema penal, quisieron hacer justicia por propia mano.

El viernes, vecinos se reunieron con el director de Seguridad Pública y Tránsito Municipal, Valentín David Franco Pineda, le expusieron que se sentían inseguros, le pidieron que reforzara la seguridad y que ya tenían detectados al menos a dos agresores sexuales de este sector.

El jefe policiaco se comprometió a hacer mayor presencia y habilitar la caseta que tiene más de cinco años abandonada.

Pero el coraje estaba presente y no iban a dar oportunidad a que los policías detuvieran al presunto sabiendo que lo más seguro es que en minutos iba a ser liberado.

Hace más de un año vieron cómo un hombre, vecino del mismo fraccionamiento, dio muerte a un sobrino y aunque fue detenido horas después, al no haber flagrancia fue puesto en libertad, así que no se iban a arriesgar.

En Facebook hicieron circular las fotografías de dos sospechosos, y el sábado uno de ellos vio que un sujeto se encontraba afuera de una casa, lo reconoció como uno de los presuntos, y a través de la misma red social alertó a los vecinos, que de inmediato salieron de sus casas.

"¡Ahí está, sáquenlo, sáquenlo!", gritaban, mientras unos ya habían trepado a las pequeñas viviendas porque lo habían visto correr para esconderse. Él se quedaba en una vivienda abandonada, a tres casas de la de su mamá.

Había menos de cinco policías atestiguando y trataban de calmar a la gente, sin conseguirlo.

Lograron sacarlo y lo apaleaban en el suelo, uno de los uniformados pudo quitárselos y corrió con él, pero de un batazo en un brazo fue tirado al suelo, junto con Gustavo. Como pudieron lo subieron a una patrulla, pero hasta ahí llegó la gente, hombres y mujeres seguían agrediéndolo.

Su rostro, rodillas y brazos sangraban y pedía clemencia; el chofer de la unidad no podía avanzar porque la gente no se quitaba, hasta que luego de varios minutos pudieron salir del lugar y lo llevaron al Hospital General.

El director del nosocomio, Jorge Adolfo Herrera Gómez, dijo que llegó policontundido, con lesiones múltiples en extremidades y el cráneo, pero estable.

Siempre estuvo consciente, pero quedó con estrés postraumático. Lo tienen con custodia

El Subprocurador de Justicia en la Huasteca Norte, Francisco Pablo Alvarado Silva dijo que pesa en su contra los delitos de violación, lesiones y allanamiento de morada, pero además podría fincarse responsabilidad contra sus agresores.

Mientras tanto, el ambiente en este conjunto habitacional sigue tensa, la gente tiene miedo porque dicen que su mamá amenazó con vengarse de lo que le hicieron a su hijo, pero además temen porque dicen que otro violador sigue suelto.

"Pero ya están advertidos, al que agarremos dentro de una casa robando o violando ahora sí nos lo echamos".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios