19 de Octubre de 2018

México

'Me volví asesino porque a alguien le importaba que yo no muriera'

Dos jóvenes exsicarios mexicanos cuentan su experiencia en una entrevista: se 'recuperaron' y ahora estudian la universidad.

Dos exsicarios del crimen organizado de Morelos aseguran que se puede cambiar para bien, y cuentan su historia. La Imagen con fines ilustrativos. (Contexto/actualidad.rt)
Dos exsicarios del crimen organizado de Morelos aseguran que se puede cambiar para bien, y cuentan su historia. La Imagen con fines ilustrativos. (Contexto/actualidad.rt)
Compartir en Facebook 'Me volví asesino porque a alguien le importaba que yo no muriera'Compartir en Twiiter 'Me volví asesino porque a alguien le importaba que yo no muriera'

Agencias
MÉXICO, DF.- En esta historia hay algo que no cuaja, que no se mezcla porque es una contradicción: alguien que se dedica a acabar con la vida porque 'alguien lo salvó de morir' ¿puede existir? Sí, en un mundo raro: el de los sicarios.

Dos jóvenes mexicanos, Luis y Emilio, pertenecían a una de las bandas más violentas del estado de Morelos. En una entrevista a Jaime Fernández Ortiz publicada por el sitio Neupic -citada por el sitio actualidad.rt-, cuentan su experiencia.

"Empezamos cuando teníamos 12 años", cuenta Luis. Uno de los exsicarios recuerda que su familia era pobre y que un día los echaron a la calle.

"Y un día alguien te pregunta si tienes hambre, si tienes dónde dormir y se preocupa por ti, te trata con respeto, más que tu familia, y eso empieza a ser importante para ti", recuerda Luis. 

"A nuestra familias no les importamos", confiesa el muchacho. "No les importa si comemos, dónde dormimos, si vamos a la escuela o si somos delincuentes; les da igual".

Rehacen sus vidas

A la pregunta sobre los secuestros y asesinatos, Emilio responde que "cuando te dicen que mates lo haces y punto". Prosigue con sinceridad: “Esto es como un trabajo. Lo haces sin hacerte demasiadas preguntas, si no sería un caos”.

Pero los muchachos decidieron rehacer sus vidas cuando estaban en la cárcel. "Un dia simplemente te cansas", confiesa Luis.

"Entonces decides cambiar, te dejas ayudar y empiezas a ver que sí es posible, que solo quedan tres años y ese miedo al rechazo de la sociedad que te hacía actuar muchas veces desaparece".

Los jóvenes relatan que salir a la calle les daba miedo: "Hay mucho desempleo y tú no tienes estudios ni nada.

"Así que todo se ve muy negro [...]. Pero entonces aparecen esas personas que te ayudan, te facilitan las cosas y confían en ti sin motivo. Te miran sin ver tu pasado. Es emocionante ver que hay gente buena de verdad". 

Ahora ambos chicos estudian en la universidad. "Me he esforzado mucho por lo que soy ahora y he logrado ser alguien lo que jamás fui", concluye Emilio con orgullo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios