Niño iba a entregar su Xbox para liberar a su mamá “secuestrada”

El pequeño había sido víctima de una extorsión telefónica.

|
Cristian, de 10 años, recibió una llamada cuando se encontraba en su casa en el Estado de México.  (Agencia Reforma)
Cristian, de 10 años, recibió una llamada cuando se encontraba en su casa en el Estado de México. (Agencia Reforma)

Andrea Ahedo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 03-Aug-2019 .- Cristian, de 10 años, entregaría su Xbox y las arracadas de su madre con tal de liberar a su mamá de presuntos secuestradores.

El menor de edad recibió una llamada el viernes por la tarde, cuando se encontraba en su casa ubicada en el Municipio de Chalco, Estado de México.

La persona al otro lado de la línea le advirtió que para volver a ver a su mamá tendría que tomar objetos de valor de su casa y llevarlos a la estación del Metro Chabacano, donde lo estarían esperando para hacer el intercambio.

El pequeño agarró la consola, el cargador y los aretes, los metió a una bolsa y después se encaminó hacia la Ciudad de México.

En la estación del Metro Pantitlán, en las inmediaciones de la Alcaldía Venustiano Carranza, el niño se acercó a dos policías bancarios que vigilaban las instalaciones.

Eran las 15:30 horas, los uniformados escucharon con atención y decidieron mantenerse cerca de Cristian y corroborar el presunto secuestro llamando a sus familiares.

Primero, los agentes hablaron personalmente con la señora quien les comentó que estaba en perfectas condiciones y en su área de trabajo.

Al contactar al papá, este les contó que también recibió llamadas cuando se encontraba en su negocio y había juntado 50 mil pesos en efectivo para llevarlos a la estación Chabacano.

Tras confirmar que la madre estaba bien, y que Cristian era cuidado por los agentes, ambos adultos se comprometieron a acudir directo a la estación del Metro para encontrarse con su hijo y llevarlo de nueva cuenta a casa.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana informó que los padres del niño se negaron a interponer una denuncia ante la autoridad sobre la extorsión de la que fueron víctimas.