23 de Julio de 2018

México

Francisco abre camino a la santidad a dos mexicanos

El Santo Padre reconoció las virtudes de los religiosos Pablo María Guzmán y María de Jesús Guízar, con lo que podrían ser declarados beatos.

Su Santidad reconoció las virtudes de dos religiosos mexicanos, uno de Michoacán y otro de Guanajuato, con lo cual podrían convertirse en beatos de la Iglesia. (EFE)
Su Santidad reconoció las virtudes de dos religiosos mexicanos, uno de Michoacán y otro de Guanajuato, con lo cual podrían convertirse en beatos de la Iglesia. (EFE)
Compartir en Facebook Francisco abre camino a la santidad a dos mexicanosCompartir en Twiiter Francisco abre camino a la santidad a dos mexicanos

EFE
CIUDAD DEL VATICANO.- El papa Francisco ha reconocido las "virtudes heroicas", primer paso para la beatificación, de dos religiosos mexicanos: Pablo María Guzmán Figueroa y María de Jesús Guízar Barragán, informó la Santa Sede.

Francisco aprobó los decretos que reconocen dichas virtudes durante una audiencia celebrada este martes con el prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, Angelo Amato.

Pablo María Guzmán Figueroa nació el 25 de septiembre de 1897 en Cuanamuco, estado de Guanajuato, en México y murió el 17 de febrero de 1967, en Ciudad de México.

El 20 de noviembre de 1936 fundó la Congregación de Misioneras Eucarísticas de la Santísima Trinidad (MESST) y también ejerció como profesor en la Congregación de Misioneros del Espíritu Santo.

Por su parte, María de Jesús Guízar Barragán, que nació en Cotija de la Paz, Michoacán, el 11 de noviembre de 1899 y murió el 6 de enero de 1973 en Tulpetlac, fundó el 26 de julio de 1961 el Instituto de "Siervas Guadalupanas de Cristo Sacerdote", en Tulpetlac.

Rumbo a los altares

El camino hacia la santidad tiene varios escalones.

El primero es que el pontífice reconozca las virtudes heroicas de una persona, que pasa a ser considerada "Venerable Siervo de Dios".

Los pasos sucesivos son la beatificación y la canonización.

Para que un venerable sea beatificado es necesario que se haya producido un milagro debido a su intercesión y para que sea canonizado, hecho santo, es necesario un segundo milagro, que debe producirse tras ser proclamado beato.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios