19 de Octubre de 2018

México

Con el demonio no se dialoga: Papa en Ecatepec (fotogalería)

Procedente del Campo Marte, el Pontífice aterrizó después de 25 minutos de vuelo.

El Papa en el inicio de la misa en Ecatepec. (excelsior.com.mx)
El Papa en el inicio de la misa en Ecatepec. (excelsior.com.mx)
Compartir en Facebook Con el demonio no se dialoga: Papa en Ecatepec (fotogalería)Compartir en Twiiter Con el demonio no se dialoga: Papa en Ecatepec (fotogalería)

Agencias
ECATEPEC, Edomex.- Luego de aterrizar en helicóptero y de su recorrido por calles del municipio mexiquense de Ecatepec, el Papa Francisco inició alrededor de las 11:00 horas de este sábado una misa multitudinaria ante miles de fieles reunidos en el predio de 45 hectáreas conocido como El Caracol.

Después de arribar a este predio, el Papa cambió su vestimenta para oficiar la ceremonia religiosa con un atuendo morado y los asistentes han dejado de cantar y vitorear al pontífice para concentrarse en la celebración eucarística.

El Papa hizo 25 minutos de vuelo desde el Campo Marte a Ecatepec, y aterrizó en el helipuerto del mercado de autos Ballisco, el helicóptero Puma de la Fuerza Aérea Mexicana que traslada al pontífice Francisco.

Para la misa se había previsto que acudieran unas 300 mil personas.

Antes de arribar a El Caracol el pontífice recorrió en el papamóvil 8.8 kilómetros de las avenidas Central e Insurgentes, a una velocidad de entre 20 y 25 kilómetros por hora, donde miles de personas lo esperaban en un ambiente festivo para saludarlo y recibir la bendición.

El templete que utiliza Jorge Mario Bergoglio para oficiar la ceremonia eucarística es una réplica de la capilla de Tlalmanalco.

Detalles de la misa

A las 11:55 un diácono cantó el Evangelio de San Lucas. Poco después el Papa pronunció la homilía y declaró 'Cuaresma es tiempo de conversión ante amenazas del padre de la mentira, que busca separarnos, dividirnos'.

Metámonos en la cabeza: con el demonio no se dialoga, solamente con la palabra de Dios se le puede derrotar. Hemos optado por Jesús y no por el demonio, queremos seguir sus huellas pero no es fácil, manifiestó con fuerza el Papa.

Tras la homilía, cuyo tema fue la riqueza en pocas manos, la vanidad y el orgullo, la misa llegó a su clímax con la consagración alrededor de las 12:30 horas.

Los tres males

Ante miles de personas congregadas en los campos del Centro de Estudios de Ecatepec, Francisco recordó el inicio de la Cuaresma, un periodo de penitencia para los católicos y que dura 40 días antes de la celebración de la Pascua.

Aseguró que en este tiempo los fieles deben luchar contra esas amenazas que “encierran” y “buscan degradar, destruir y sacar la alegría y la frescura del evangelio”.

“La riqueza, adueñándonos de bienes que han sido dados para todos y utilizándolos tan sólo para mí o para los míos. Es tener el ‘pan' a base del sudor del otro, o hasta de su propia vida”, explicó.

“Esa riqueza que es el pan con sabor a dolor, amargura, a sufrimiento. En una familia o en una sociedad corrupta, ese es el pan que se le da de comer a los propios hijos”, agregó.

Señaló a la vanidad como la búsqueda de prestigio con base en la descalificación continua y constante de los que “no son como uno” y el deseo exacerbado de los “cinco minutos de fama” que no perdona la fama de los demás, “haciendo leña del árbol caído”.

Añadió que el orgullo es colocarse en un plano de superioridad, sentir que no se comparte “la común vida de los mortales” y de aquel que reza todos los días: “Gracias Señor porque no me has hecho como ellos”.

Entonces cuestionó hasta dónde la gente se ha habituado a un estilo de vida que piensa que en la riqueza, en la vanidad y en el orgullo están la fuente y la fuerza de la vida.

Cuaresma

Según el pontífice, la Cuaresma es un buen momento para recuperar la alegría y la esperanza de quien se siente hijo de un Dios que quita las ropas del cansancio, de la apatía y de la desconfianza.

“Cuaresma, tiempo de conversión porque a diario hacemos experiencia en nuestra vida de cómo ese sueño se vuelve continuamente amenazado por el padre de la mentira, por aquel que busca separarnos, generando una sociedad dividida y enfrentada. Una sociedad de pocos y para pocos”, continuó.

Aseguró que todos han podido experimentar, en la propia carne o de la familia, el dolor de no sentir reconocida la dignidad que todos llevan dentro.

“Cuántas veces hemos tenido que llorar y arrepentirnos por darnos cuenta que no hemos reconocido esa dignidad en otros. Cuántas veces —y con dolor lo digo— somos ciegos e inmunes ante la falta del reconocimiento de la dignidad propia y ajena”.

“Cuaresma, tiempo para ajustar los sentidos, abrir los ojos frente a tantas injusticias que atentan directamente contra el sueño y el proyecto de Dios. Tiempo para desenmascarar esas tres grandes formas de tentaciones”, ponderó.

Despedida

Alrededor de las 13:30 horas el Papa Francisco abandonó el predio el Caracol, donde ofició una misa multitudinaria en Ecatepec, y se encaminaba en el papamóvil al Seminario Diocesano, donde se encuentra la diócesis de Ecatepec y en el que descansará breves momentos y comerá con clérigos.

Reportan que hubo casi 400 mil asistentes a la misa encabezada por el papa Francisco en Ecatepec, Estado de México.

(Con información de Notimex, Milenio y excelsior.com)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios