16 de Diciembre de 2017

México

Rebaja Sedena precio de avión presidencial

Se estimó en 6 mil 308 millones de pesos el costo total del proyecto; ahora la aeronave será adquirida mediante arrendamiento financiero a 15 años.

Actualmente, la Presidencia utiliza el TP-01, un Boeing con capacidad para 66 pasajeros que data de 1987. (Agencia Reforma)
Actualmente, la Presidencia utiliza el TP-01, un Boeing con capacidad para 66 pasajeros que data de 1987. (Agencia Reforma)
Compartir en Facebook Rebaja Sedena precio de avión presidencialCompartir en Twiiter Rebaja Sedena precio de avión presidencial

Víctor Fuentes/Agencia Reforma
MÉXICO, D.F.- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) oficializó la compra del nuevo avión Presidencial en el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para 2013, aunque con un monto más moderado del que se planteó originalmente.

La dependencia estimó en 6 mil 308 millones de pesos el costo total del proyecto, por el que una nueva aeronave especialmente adaptada para las necesidades del Ejecutivo será adquirida mediante arrendamiento financiero a 15 años.

Esa cantidad incluye tanto el costo del avión como los gastos en operación y mantenimiento, amén de los intereses generados por el arrendamiento, al término del cual el avión pasará a propiedad de la dependencia.

En julio pasado, cuando por primera vez envió a la Secretaría de Hacienda un proyecto de inversión para esa compra, la Sedena había estimado los recursos necesarios en 9 mil 840 millones de pesos, cifra muy superior al costo de cualquier aeronave comercial nueva.

A diferencia del documento de julio, que no se refería al Presidente de la República, sino sólo a los mandos militares, en el Presupuesto para 2013 sí se menciona expresamente que se trata de una "aeronave de transporte estratégico para uso Presidencial y del Estado Mayor".

Para 2013, sólo se están solicitando 70.8 millones de pesos, cifra que aumentaría a 218.9 millones en 2014, y a 424.9 millones de pesos en 2015, año en el que iniciaría el pago de las anualidades más cuantiosas al fabricante. En total, 5 mil 589 millones de pesos serían liquidados de 2016 en adelante.

Se trata de uno de los siete proyectos de inversión de la Sedena a los que sí se están asignando recursos para 2013, mismos que suman 28 mil 232 millones de pesos de gasto total a lo largo de todo el tiempo que tomará implementarlos.

Actualmente, la Presidencia utiliza el TP-01, un Boeing con capacidad para 66 pasajeros que data de 1987, y el TP-02, otro Boeing con capacidad para 68 pasajeros, de 1989, los cuales tienen que hacer escala para vuelos trasatlánticos.

Casi todos los proyectos de inversión relevantes de la Sedena conciernen a la Fuerza Aérea, pues además del avión presidencial, se busca comprar seis helicópteros EC-725 para operaciones de alto impacto, aviones C-295 para transporte militar, nuevos aviones de entrenamiento PC-7 y un sistema de cuatro radares tridimensionales para cubrir todo el territorio nacional, valuado en casi 3 mil millones de pesos.

Justificaciones

En julio pasado, cuando se conoció el interés de la Sedena por la nueva aeronave, resaltó que la dependencia hubiera esgrimido argumentos contradictorios en torno a la adquisición y mantenimiento de un avión trasatlántico de más de 9 mil millones de pesos.

El 23 de ese mes, el General Ricardo Trevilla, director de Comunicación Social de la Sedena, afirmó en un boletín que la compra obedecía al "cumplimiento de un exhorto del Congreso de la Unión" para "renovar la flota aérea a cargo de la Fuerza Aérea Mexicana", por lo que se "exploran una serie de alternativas con el fin de procurar un transporte aéreo para el Presidente", sus invitados e incluso representantes de medios.

Pero en la justificación del Proyecto y Programa de Inversión enviada a Hacienda el 4 de julio, la Sedena no habló de la petición parlamentaria ni de alternativas, sino de la decisión de adquirir "una aeronave nueva de transporte estratégico con capacidad de realizar vuelos de largo alcance (trasatlánticos) que cumple con los requerimientos y regulaciones de la normativa aeronáutica nacional e internacional".

El propósito, según la Sedena, era tener una aeronave segura y eficiente, con tecnología de punta y telefonía satelital y cuyo uso contribuirá "a estrechar lazos de amistad y cooperación internacional".

En esos días, legisladores y expertos en la materia consideraron que aunque era necesario sustituir el avión presidencial, se debían explorar opciones más económicas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios