22 de Febrero de 2018

México

Silencian a un periodista más en México

Hace apenas un mes recibió amenazas en Veracruz y huyó a la Ciudad de México, donde el sábado apareció sin vida.

Periodistas y compañeros de Rubén Espinosa exigen que la línea central de investigación por su muerte sea el trabajo periodístico que realizaba. (AP)
Periodistas y compañeros de Rubén Espinosa exigen que la línea central de investigación por su muerte sea el trabajo periodístico que realizaba. (AP)
Compartir en Facebook Silencian a un periodista más en MéxicoCompartir en Twiiter Silencian a un periodista más en México

Agencias
MÉXICO, D.F.- Las autoridades indicaron el domingo que todas las líneas de investigación se encuentran abiertas sobre el asesinato de un fotoperiodista que se había refugiado en la Ciudad de México huyendo de las amenazas que recibió en el estado de Veracruz y que fue asesinado el viernes junto a cuatro mujeres.

Los investigadores siguen los protocolos de crímenes contra periodistas y crímenes contra la mujer, y también investigan la posibilidad de que el motivo haya sido el robo, de acuerdo al procurador de la Ciudad de México, Rodolfo Ríos Garza, informa The Associated Press.

Sin embargo, grupos defensores de derechos humanos y de libertad de prensa, se alarmaron de inmediato ante los comentarios de Ríos, señalando que la investigación principal debería centrarse en el trabajo de Rubén Espinosa y las amenazas que ocasionaron que dejara el estado de Veracruz, en el que había trabajado durante ocho años, incluyendo colaboraciones con la reconocida revista Proceso, antes de refugiarse en la Ciudad de México.

Ríos nunca reconoció que Espinosa buscara refugio en la Ciudad de México y argumentó que había llegado a la capital del país en busca de "oportunidades profesionales".

Al momento de lidiar con los asesinatos de periodistas, las autoridades mexicanas rápidamente desechan su profesión como motivo, incluso cuando el país es el más peligroso de América Latina para ejercer el periodismo. 

"Siento un desdén hacia la investigación por motivos periodísticos", lamentó Darío Ramírez, director de Artículo 19, un grupo dedicado a defender la libertad de prensa. "Aquí el tema es que él denunció que tenía riesgo y un mes después fue asesinado. Son coincidencias que no se pueden descartar solo al decir que estuvo en el lugar y momento equivocados.

Acosado por años

En la conferencia de prensa, los reporteros preguntaron si los hechos que provocaron la salida de Espinosa de Veracruz en junio pasado están bajo investigación y si se solicitará la declaración del gobernador de Veracruz, Javier Duarte.

Ríos únicamente repitió que se mantienen abiertas todas las líneas de investigación, incluyendo su trabajo periodístico en Veracruz.

Espinosa dijo en entrevistas que había sido acosado durante varios años durante sus coberturas en Veracruz, incluyendo una vez en la que le pidieron que dejara de fotografiar una pancarta que criticaba a Duarte por el manejo del asesinato en abril de 2012 a la reportera de Proceso, Regina Martínez. Su papel como reportera de investigación que escribía sobre la corrupción gubernamental nunca fue considerado dentro de los motivos del crimen. En su lugar, las autoridades estatales señalaron que fue un robo que salió mal.

"Deja de tomar fotografías si no quieres terminar como Regina", narró Espinosa que le dijo un representante gubernamental que controlaba a la multitud.

Salió de la capital del estado, Xalapa, en junio pasado luego de que reportara que varios desconocido lo seguían, lo habían fotografiado y lo hostigaban fuera de su casa. Unos días antes, había colocado una placa en una plazuela de Xalapa que decía: Plaza Regina Martínez".

"Estamos diciéndolo fuerte y claro, queremos a Duarte en la cárcel y que no haya un solo periodista más asesinado en Veracruz", dijo Neftalí Granados, un estudiante veracruzano, durante una protesta en la Ciudad de México, a la que asistieron cientos de personas.

Veracruz ha sido un estado peligroso para los reporteros, y en la actual administración de Duarte, que inició en 2010, han muerto 11 periodistas. Otros dos, incluyendo a Espinosa, han muerto fuera de la entidad y otros tres se encuentran desaparecidos.

Señales de violencia

Los cinco cuerpos fueron encontrados el viernes en el interior de un apartamento ubicado en la cuarta planta de un edificio de viviendas de clase media en la colonia Narvarte, cerca del centro de la ciudad. El edificio cuenta con una doble puerta de acceso. Ninguna de las dos puertas tenía las cerraduras dañadas y el edificio tiene una cámara de seguridad. En la misma calle hay otras cuatro cámaras de seguridad en negocios y viviendas y dos cámaras de vigilancia de la Secretaría de Seguridad.

El Procurador dijo que se han tomado 15 testimonios y que hay evidencias videográficas y genéticas que están siendo investigadas.

Una de ellas trabajaba como empleada en la casa que las demás compartían, otra era promotora cultural y otra era maquillista. Para los casos de las mujeres se aplican los protocolos de investigación para feminicidio.

Todos los cuerpos tienen signos de violencia "por el forcejeo previo antes de ser asesinados", dijo el procurador. La casa también fue saqueada.

En cumplimiento de la ley, Ríos Garza no hizo públicas las identidades de las mujeres, pero sí dio sus edades: 18, 29, 32 y 40 años. Espinosa recibió golpes fuertes en la cabeza antes de ser asesinado. Tanto él como las cuatro mujeres recibieron disparos en la cabeza con una pistola de calibre 9 milímetros.

Según Ramírez, las mujeres también sufrieron abusos sexuales, y Espinosa había conocido a una de ellas mientras trabajaba en Veracruz.

Ni para dónde ir

Ramírez señaló que Artículo 19 había publicado una alerta sobre Espinosa el 15 de junio, luego de llegar a la Ciudad de México. Confirmó que Espinosa no buscó protección gubernamental o solicitó ayuda a la agencia del gobierno federal creada para proteger a periodistas y trabajadores de derechos humanos que han recibido amenazas. Dijo que Espinosa confiaba más en recibir protección de las agencias civiles como Artículo 19, y sus amigos.

Otros periodistas bajo protección de la agencia federal han mencionado muchos vacíos en la protección ofrecida, incluso que los botones de pánico que les proporcionan se conectan a un mensaje telefónico que dice que el número no está disponible.

El asesinato de Espinosa aumentó las preocupaciones entre los reporteros que consideran a la capital mexicana un refugio frente a la intimidación y la violencia

El crimen ha generado tensión entre los periodistas, que hasta ahora consideraban la capital mexicana como un refugio frente a la violencia e intimidaciones continuas dirigidas contra los comunicadores en otras partes del país.

"El nivel de impunidad para mí es lo que permitió esto. Los periodistas desplazados en algún momento vinimos al DF como isla de protección. Ya no hay para dónde ir, para dónde correr", dijo un periodista que también ha abandonado el estado Veracruz y que solicitó mantenerse en el anonimato por motivos de seguridad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios