16 de Noviembre de 2018

México

El recuento de los daños; a un año del terremoto

Con un mega simulacro se conmemora, pero la tragedia del 19 de septiembre aún está presente.

Miles de personas salieron a las calles y ayudaron a levantar escombros, a ayudar a damnificados y a reconstruir toda una ciudad. (La Verdad)
Miles de personas salieron a las calles y ayudaron a levantar escombros, a ayudar a damnificados y a reconstruir toda una ciudad. (La Verdad)
Compartir en Facebook El recuento de los daños; a un año del terremotoCompartir en Twiiter El recuento de los daños; a un año del terremoto

Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- El martes 19 de septiembre de 2017, en punto de las 13:14 horas, una fuerte sacudida sorprendió a los capitalinos, un sismo de magnitud 7.1 grados mostró que la tierra parecía tener memoria, en el mismo lugar, justo 32 años antes en 1985, un fenómeno similar había detenido a una ciudad siempre en movimiento.

Aunque la tecnología avanzó en esas más de tres décadas, nadie podría imaginar que el epicentro se encontrará a la vuelta de la esquina, en un lugar tan cercano, al sureste de Axochiapan, Morelos, y no hubo tiempo suficiente para huir de la devastación.

También te puede interesar: Ya es oficial: Senado aprueba el plan de austeridad

De acuerdo a Plataforma CDMX, más de 11 mil inmuebles resultaron afectados con 30 mil personas damnificadas. Incluso, el Aeropuerto Internacional Benito Juárez tuvo que cerrar sus operaciones algunas horas por los fuertes daños que hubo principalmente en las pistas.

Aunque todo el sur de la ciudad fue el más afectado, dos edificios concentraron más daños y víctimas mortales: el Colegio Enrique Rébsamen y un edificio del Multifamiliar Tlalpan 3000, tan sólo en el primero, 25 personas murieron, 21 niños y cuatro adultos.

(E-Consulta)

Tras el recuento final se sumaron las muertes en otros lugares y estados aledaños, la cifra fue trágica 369 fallecidos, entre los que se encontraban algunos extranjeros.

A pesar de los múltiples rescates a lo largo de varias colonias, la noticia en el resto de la tarde y entrada la noche fue la niña Frida Sofía, que supuestamente estaba atrapada bajo los escombros de colegio, quien llegó a ser tendencia mundial con la espera de  su rescate. Finalmente, la historia se vino abajo cuando se confirmó que no existía ninguna niña con este nombre en el colegio derrumbado.

Después de la Ciudad de México, Morelos fue el estado con más daños y muertes, siendo Jojutla, el municipio más dañado tras el terremoto, en el que incluso se reportó la caída en un puente de la autopista México-Acapulco.

En  Puebla, los daños se concentraron en el centro histórico, Atlixco y la Mixteca. Donde varios edificios religiosos e históricos fueron afectados, dejando imágenes tan impactantes como la fotografía de la caída de las cúpulas del Santuario de la Virgen de los Remedios, en la cima de la Pirámide de Cholula.

Las redes sociales fueron pieza clave para conocer la magnitud del siniestro, organizando a la propia ciudadanía para ayudar a los afectados, coordinar a los voluntarios y para dar seguimiento ante la caída de los servicios de telecomunicaciones.

La población más joven, los llamados millennials, fueron quienes cargaron sobre sus hombros los esfuerzos de rescate, ante el asombro de varios líderes de opinión que aseguraban  que este sector de la población siempre se mostraba apático y distante de lo que ocurría en la sociedad.

(@MexicoEsMagico/Twitter)

El día siguiente la ayuda internacional, tanto en especie como en recursos humanos, comenzó a llegar. Países como Estados Unidos, Guatemala, Colombia, Chile, España, Italia, China y Japón respondieron de inmediato ante la crisis mexicana, pero los jóvenes continuaban en las calles, recolectando víveres, limpiando, levantando su propia ciudad.

 Y un año después…

A un año del sismo, gobiernos estatales y el federal presumen los logros de una reconstrucción que miles de personas aún con sus casas derrumbadas, no pueden ver.

De acuerdo a la Presidencia de la República, más de 169 mil viviendas han recibido apoyos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden), siendo la gran mayoría en Oaxaca y Chiapas a causa del sismo del 7 de septiembre, los damnificados han recibido apoyos por más de ocho mil millones de pesos para reactivar sus modos de vida tras el desastre.

La reparación de escuelas, con más 19 planteles educativos dañados por los sismos de septiembre,  y de acuerdo a datos oficiales casi el cien por ciento ya vuelve a sus operaciones normales.

Pero todavía hay muchos pendientes en el tema, incluso el 7 de septiembre pasado, la alcaldesa de Juchitán, Oaxaca, llamó a las autoridades federales a no olvidar esta población que aún padece los estragos.

(@FundarMexico/Twitter)

Vecinos del Multifamiliar Tlalpan 3000 han cerrado en al menos un par de ocasiones la Calzada de Tlalpan para exigir al gobierno capitalino que actúe ante las decenas de familias que todavía no pueden volver a su hogar.

Con sus más de 315 réplicas, el sismo del 19 de septiembre cambió a toda una generación que sólo conocía fotografías empolvadas de un hecho tan distante en ese 1985 que cobró la vida de 3192 según la cifra oficial, aunque 20 mil fue el dato de algunas organizaciones.

Los estragos psicológicos continúan

 No sólo las pérdidas mortales y las casas derrumbadas afectan a los sobrevivientes del sismo, la psicóloga Annabel Gómez, especialista de la plataforma Doctoralia, explica que tras los eventos ocurridos, muchos mexicanos continúan padeciendo las consecuencias.

“Si en el pasado vivimos  algún suceso en el que nuestra vida peligró, el cuerpo entra en un Trastorno de estrés agudo de forma automática ante cualquier situación potencialmente peligrosa. Se presenta incomodidad y ansiedad con cualquier estímulo que pueda recordarnos al potencial daño. Estos síntomas se presentan en los primeros dos meses posteriores al evento en cuestión (un asalto, pérdida o, en este caso, desastre natural)”, afirmó la psicóloga.

Pasados unos meses, y si la fase de estrés agudo no se supera, se puede desarrollar el denominado Trastorno de estrés postraumático (TEPT), una condición que según la especialista pueden estar padeciendo muchos mexicanos: “En cuanto suena la alerta sísmica, cientos de personas tienen esta sensación de que su integridad está en riesgo; tienen memorias y recuerdos vívidos de la tragedia, empiezan a tener problemas de taquicardia, sudoración… muchas de ellas presentan TEPT” señaló.

(Animal Político)

Según la Organización Mundial de la Salud el TEPT  se presentó  hasta en un 3.6% de la población mundial el último año, cifra alcanzada en gran parte por sucesos catastróficos, como el 19s.

La psicóloga sostiene que en caso de presentar síntomas que puedan identificarse con este trastorno, es recomendable acudir a un especialista: “Se necesita una evaluación de los niveles de estrés, qué fue lo que sucedió en el evento, cómo se vivió. En especial, hay que acudir a un especialista si la persona no se puede acercar al lugar de hechos, le resulta difícil hablar del tema, se tienen recuerdos vívidos del suceso, y el malestar psicológico y emocional se presenta recurrentemente”.

Los síntomas del TEPT se pueden presentar a partir de los tres meses de la crisis vivida, o inclusos años después, el tratamiento puede incluir primeros auxilios psicológicos, métodos de afrontamiento positivos e incluso el uso de fármacos.

El mega simulacro

Este 19 de septiembre se llevará a cabo un mega simulacro en la Ciudad de México y en diferentes localidades del país, como un homenaje para conmemorar el aniversario de los sismos de 1985 y 2017.

A partir de las 13:14:40 horas la página de inicio del portal del Servicio Sismológico Nacional (SSN) se convertirá en solamente una imagen durante un minuto para rendir tributo a las víctimas de los sismos .

A las 13:16 horas sonará la alerta sísmica en los altavoces de la Ciudad de México, así como en apps para smartphones y medios de comunicación, donde se simulará un terremoto de una intensidad de 7.2 grados con epicentro en Acatlán de Osorio, Puebla, a 189 kilómetros de la Ciudad de México.

El SSN publicará un aviso en sus diferentes redes sociales acerca del inicio del simulacro, y se hará sonar la alerta sísmica alrededor de la ciudad.

Ahora la población ya sabe que un simulacro no sólo es un ensayo, ni una alerta, es también, un homenaje para aquellos que hace un año o hace 32 dejaron de acompañarnos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios