18 de Noviembre de 2018

México

Un sacerdote y el consuegro de un expresidente, entre los más buscados

Hace unos años esta lista fue encabezada por Napoleón Gómez Urrutia y El JJ.

Rafael Muñiz López, responsable de la Parroquia de San Pedro Apóstol de Xalapa, Veracruz. (Archivo/EFE)
Rafael Muñiz López, responsable de la Parroquia de San Pedro Apóstol de Xalapa, Veracruz. (Archivo/EFE)
Compartir en Facebook Un sacerdote y el consuegro de un expresidente, entre los más buscadosCompartir en Twiiter Un sacerdote y el consuegro de un expresidente, entre los más buscados

José Antonio Belmont/Milenio
MÉXICO, D.F.- Son los más buscados en el Distrito Federal. Mataron, secuestraron, violaron, defraudaron, fueron cómplices de asesinos seriales… Muchos estuvieron detenidos, pero fueron dejados en libertad por las autoridades y hoy forman parte de esta lista que asciende a 19.

Hace unos años esta lista fue encabezada por Napoleón Gómez Urrutia (algo no explicado por la PGJDF) y El JJ, agresor del futbolista Salvador Cabañas. Hoy está un líder sindical, un sacerdote, un menor e incluso un pariente político del ex presidente Ernesto Zedillo.

Estos son cinco retratos de dichos personajes. Algunos llevan hasta 10 años prófugos. Su historial incluye abuso de menores, asesinato de algún funcionario, familias y hasta de sus propios cómplices...

Manuel Jorge Villalón

“Manuel entró a mi casa. Me atacó con un cuchillo, hiriéndome seriamente, y me creyó muerta”, recuerda su víctima. El 1 de noviembre de 2009 Manuel Jorge Villalón la apuñaló en 16 ocasiones tras enterarse de que ya no lo respaldaría económicamente.

“Posteriormente atacó sin piedad a mi hijo Pablo, de 13 años, quitándole la vida; hirió también a mi otro hijo, de 10”, continúa la mujer, quien en un correo electrónico reconstruye los hechos, al tiempo que pide justicia y apoyo para localizar y detener al agresor, de nacionalidad cubana.

La averiguación previa FCJ/CUJ-2/T2/0089809-11 fue iniciada por los delitos de homicidio calificado, homicidio calificado en grado de tentativa y robo agravado.

El cubano también atacó a una mujer de 65 años, quien al igual que el menor de 13 murió a consecuencia de las heridas.

A la fecha, la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal desconoce el paradero de este sujeto, quien en su país tiene antecedentes por robo y lesiones. Mientras tanto, la víctima sigue pidiendo justicia: “No podemos permitir que continúe libre”.

Miguel Ángel Galindo Zea

Lizbeth no pudo realizar el doctorado planeado en Inglaterra: tres personas la asaltaron cuando viajaba a bordo de un taxi; la golpearon y la arrojaron del vehículo en movimiento. El informe forense reveló que el crimen como “extraordinariamente violento, una verdadera obscenidad criminal, elocuente expresión de las peores formas de vileza y de crueldad”.

Lizbeth Itzel Salinas Maciel, de 26 años, presentaba fractura de cráneo, fémur y cadera, además de contusiones y hematomas en casi todo el cuerpo, que generaron su muerte cuatro días después en el Hospital Metropolitano.

La Policía Judicial capitalina capturó a Miguel Ángel Galindo Zea, presunto conductor del taxi del que fue arrojada la noche del 23 de mayo de 2004. Salinas Maciel era licenciada en economía, maestra en ciencias políticas, bailarina con giras por Europa y jefa de departamento en el IFAI.

Por falta de pruebas, Galindo Zea salió libre meses después. A casi 10 años del asesinato no hay responsables, pero el sujeto se encuentra hoy en la lista de los más buscados por el delito de homicidio agravado…

Rafael Muñiz López

Lobo Siberiano fue detenido el 17 de abril de 2009 por pertenecer a una red de pornografía infantil, en la que también estaba involucrado su hermano. La historia no tendría mayor relevancia si no fuera porque se trata de Rafael Muñiz López, responsable de la Parroquia de San Pedro Apóstol de Xalapa, Veracruz.

En sus computadoras de la iglesia y de la Universidad de Xalapa almacenaba imágenes de menores desnudos o en sexo explícito, material que Muñiz López distribuía posteriormente por la red en colusión con otras personas que también enfrentan proceso penal.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, Édgar Elías Azar, se refirió al caso en estos términos: “Es un acto de resultados perversos, pervertidos, que nos indignan a todos”.

Sin embargo, en noviembre del mismo año el sacerdote obtuvo un amparo y alcanzó su libertad bajo fianza. La resolución fue impugnada en enero de 2010 por la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal, que ganó el recurso. Enseguida se ordenó la reaprehensión de Lobo Siberiano. Se enviaron oficios a las 32 procuradurías del país y a Interpol para localizar al sacerdote, pero hasta la fecha sigue prófugo.

Ramón Salvador Gámez Martínez

El líder de la Federación Sindical Coordinadora Nacional de Trabajadores tuvo la suerte de ser juzgado cuando la responsable de hacerlo estaba de vacaciones... y recibió una sentencia absolutoria.

En abril de 2005 Ramón Salvador Gámez Martínez fue acusado por tres niñas de entre 12 y 15 años de corrupción de menores.

Margarita Vázquez, entonces Fiscal de Delitos Sexuales de la procuraduría del DF, informó: “Les pagaba entre 600 y 2 mil pesos por cada relación sexual que tenían con él; las llevaba a sitios caros, les daba regalos e incluso una de ellas manifestó que hasta trabajo les consiguió a sus familiares”.

El representante de 350 mil trabajadores de 11 ramas de la industria y los servicios en el país fue detenido y acusado de corrupción de menores agravada. Días después fue consignado al Reclusorio Oriente, pero el 23 de diciembre de 2005 el secretario encargado del juzgado 15 penal, Miguel Pérez Camacho, en ausencia de la juzgadora titular, quien se encontraba de vacaciones, lo dejó libre.

César Alberto Díaz Martínez, El Cesarín

“El Banda las enamoraba y les decía a quién secuestrar. El Cesarín las ejecutaba después de recibir el rescate”, revelaron integrantes de esa banda de secuestradores, casi todos menores de 18 años, ligados a siete asesinatos y cuatro secuestros en el Distrito Federal y Estado de México, entidad donde fueron capturados en 2007.

César Alberto Díaz Martínez, El Cesarín, y Omar Banda Cruz, El Banda, líderes de la organización, tuvieron antes otro negocio en León, Guanajuato. Cada semana robaban dos vehículos y los vendían en 10 mil pesos cada uno, pero en algún momento ya no les pareció suficiente, así que decidieron dedicarse al secuestro.

Las víctimas fueron las compañeras de escuela de El Banda, pero antes de iniciar el nuevo negocio ejecutaron a tres personas, entre ellas a un piloto aviador, a quien sin motivo aparante dispararon. A los otros los mataron porque tenían problemas con Banda Cruz.

En 18 días asesinaron a cuatro adolescentes de la Secundaria 40 de Coyoacán, previo secuestro y pago de rescate. Los cuerpos fueron tirados en diversos puntos del Estado de México y de la capital. En ese periodo intentaron plagiar a cuatro jóvenes más.

La información de las víctimas era proporcionada por las mismas compañeras de secundaria, que El Banda enamoraba y El Cesarín mataba después para no dejar testigos ni evidencias. El 27 de mayo de 2007 la PGJDF informó de la detención de 10 miembros de esta organización, incluido El Banda, pero no El Cesarín, quien sigue prófugo. A los 15 años comenzó a delinquir y hoy está libre.

Los casos del consuegro y Publi XIII

Esta lista la completan Guillermo Campos Andapia, consuegro del ex presidente Ernesto Zedillo, acusado de fraude genérico continuado, y David Colorado Lobato, involucrado en el asesinato de Carmen Gutiérrez de Velasco, Mujer del Año 1997.

Juan Enrique Madrid Manuel, cómplice de Raúl Osiel Marroquín Reyes, El Sádico, asesino de tres homosexuales, además de Cristopher Leyva Cortés y José Ramón Moreno Navarro, ligados al fraude de la empresa Publi XIII.

Alejandro Michel Alva Ogarrio y Ramón Ángeles Ríos, secuestradores; Ulises Mauricio Ortiz Vázquez, José Alberto Ochoa González y Miguel Alberto Rey Gil, homicidas, y José Antonio Sánchez Ponce, ladrón.

Además, Miguel Ángel Galindo Zea y Óscar Ricardo Gordoa Rodríguez, El Gudy o El Calavera, acusado de homicidio calificado; Jorge Ignacio Cervantes Rodríguez, El Zuki, de lesiones calificadas, y Luis Héctor García Carrillo, de abuso sexual agravado.

MILENIO buscó en reiteradas ocasiones a funcionarios de la Procuraduría General de Justicia del DF para abundar de estos casos, pero no hubo respuesta.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios