13 de Diciembre de 2017

México

Una de las víctimas del accidente del BMW se iba a casar

Ayer enterraron a Karla en el Panteón Americano en medio de un inmenso dolor.

Karla tenía 29 años, era intrépida, le gustaba escalar, le gustaba la cocina, amaba a los animales, era una persona muy bondadosa... (Excelsior)
Karla tenía 29 años, era intrépida, le gustaba escalar, le gustaba la cocina, amaba a los animales, era una persona muy bondadosa... (Excelsior)
Compartir en Facebook Una de las víctimas del accidente del BMW se iba a casarCompartir en Twiiter Una de las víctimas del accidente del BMW se iba a casar

Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- Karla era una joven emprendedora que tenía un negocio de banquetes a domicilio, había estudiado administración de empresas en la Escuela Bancaria y Comercial y escalaba los cerros de Tepoztlán.

Se había casado por el civil con su novio Benito y tenían planes de hacerlo por la Iglesia, pero ese plan ya no podrá llevarlo a cabo.

"Karla tenía 29 años, era intrépida, le gustaba escalar, le gustaba la cocina, amaba a los animales, era una persona muy bondadosa, todos sus amigos la amaban” recordó su hermana Paloma Saldaña Sánchez, en entrevista con Excélsior.

También te puede interesar: Trasladan al Reclusorio Sur a conductor del accidente de Reforma

Hace algunos años la familia lo perdió todo “y Karla se salió a la calle a vender quesadillas, ella hizo que la familia se levantara de nuevo cuando mi padre murió”.

Su madre, María de los Ángeles Sánchez de la Cruz, la recuerda como una chica trabajadora, “somos una familia de trabajo, siempre hemos hecho algo por salir adelante y nunca tuve problemas con ella, me duele muchísimo haberla perdido…he perdido algo que jamás va a volver a estar a mi lado”.

Karla Saldaña Sánchez estudió la secundaria en el Colegio Pasteur y la preparatoria en el Vallarta. Hace 17 años conoció a Benito Jiménez, y aunque ambos sentían una fuerte atracción nunca llegaba el momento adecuado para estar juntos: o ella tenía novio, o él estaba en una nueva relación.

Se habían casado en secreto hace ocho meses “decidimos no decirle a nadie…pero en algún momento le íbamos a comentar a todos y habíamos planeado casarnos por la Iglesia el próximo año, yo le iba a dar el anillo a fines de este mes de abril en el restaurante de El Lago”.

Aunque estaban casados por el civil, aún no vivían juntos, La noche del jueves 30 de marzo, a Karla Saldaña Sánchez, uno de sus mejores amigos, Luis Fernando García Heredia “Pepillo”, como le decía ella, la invitó a salir con unos conocidos, entre ellos, Carlos Salomón Villuendas Adame.

Carlos Salomón era amigo de Pepillo, pero no era amigo ni mío ni de Karla. Pepillo nos comentaba que Carlos Salomón tenía empresas, que vivía en Cuernavaca, que tenía restaurantes allá y una casa muy grande...pero yo no le preguntaba más, no le daba importancia” recordó Benito.

Benito, estimaba mucho a Pepillo “pero también estoy enojado con él, por haber sonsacado esa noche a Karla”.

Ella le escribió un mensaje a las 23:30 diciendo que no iba a salir esa noche, pero al final Pepillo la buscó y Karla decidió que sí saldría y fueron al Bar Polanquito.

Benito le escribió a la mañana siguiente a las 8:00 y a las 9:30. No obtuvo respuesta.

A las 11:10 me llamó su hermana Leslie, para decirme que un amigo de la familia llamó para decir que Pepillo se había accidentado y estaba en la Cruz Roja. Allí temí lo peor, porque sabía que muy probablemente ella estaba allí también” recordó Benito.

Al llegar a la Cruz Roja se encontraron a la hermana de Villuendas Adame, quien les dio la terrible noticia: sólo él, el conductor había sobrevivido, los otros cuatro habían fallecido; “fue lo más espantoso…después fuimos al Anfiteatro…y desde entonces casi no he dormido”.

¿Qué esperan ahora que perdieron a Karla para siempre?

“Espero que se haga justicia, el conductor llevaba cuatro vidas que no tenían por qué pagar esa irresponsabilidad” dijo la mamá de Karla.

¿Cómo se atrevió a manejar a esa velocidad si no está permitido? ¿Dónde estaban los alcoholímetros, dónde las patrullas?”, dijo la señora.

Sobre el hecho de que Villuendas Adame declaró que se quedó dormido y por eso chocó y se negó a que le hicieran pruebas de orina y sangre en la Cruz Roja, la madre de Karla reflexionó:

No lo puedo creer. Y sobre el tema de que se negó a que le hicieran las pruebas, allí está la impunidad, a mi hija la tuvieron que abrir, y encontraron que sólo ingirió dos copas de alcohol ¿Porqué a él no le hicieron los exámenes” cuestionó indignada.

Su hermana Paloma compartió sus expectativas: “Espero que el caso sea verdaderamente bien investigado para que se haga justicia”.

Ayer enterraron a Karla Saldaña Sánchez en el Panteón Americano en medio de un inmenso dolor.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios