16 de Diciembre de 2018

México

Vacían casa principal de Granier

Según vecinos del exgobernador priista, investigado por saquear recursos, la residencia sólo es visitada por su secretario particular

La residencia principal de Andrés Granier, en Villahermosa, es vigilada por dos exescoltas suyos. (Milenio)
La residencia principal de Andrés Granier, en Villahermosa, es vigilada por dos exescoltas suyos. (Milenio)
Compartir en Facebook Vacían casa principal de GranierCompartir en Twiiter Vacían casa principal de Granier

Agencias
VILLAHERMOSA, Tabasco.- A más de uno le hubiera gustado ver el pasado martes 6 de marzo al exgobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo, en ocasión de su cumpleaños número 65. Pero desde la mañana del domingo 30 de diciembre, dos días antes de concluir su gestión, el ex mandatario está "ilocalizable".

La semana pasada, con motivo de la detención de la lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, la profesora Elba Esther Gordillo, las redes sociales en Tabasco publicaban: “falta Granier”.

Mientras crece el clamor generalizado para que el ex gobernador sea procesado por un presunto saqueo de recursos federales por mil 900 millones de pesos, hasta ahora parece que los tabasqueños se quedarán con las ganas.

Y es que desde hace por lo menos un año, Granier dejó de ser el hombre que arrastraba multitudes y reunía a miles en sus cumpleaños.

Un hombre que fue muy popular

 

El pasado martes, en el 119 de la calle Mario Brown Peralta, de Villahermosa, el silencio era sepulcral. No hubo festejos de cumpleaños. Todavía el año anterior un puñado de colaboradores celebró con Granier en la Quinta Grijalva, la residencia oficial del gobernador.

Lejos quedaron los días que en la casa de la familia Granier Calles se agolpaban multitudes. En ese lugar, Granier recibió a miles de personas que acudían a pedirle ayuda y a felicitarlo desde 1995, cuando buscó por primera vez la alcaldía de la capital, que conquistó hasta el 2000 tras amenazar con una ruptura política.

Granier gobernó la capital todo su periodo entre 2001 y 2003. Después se dedicó a construir su red por la gubernatura bajo el eslogan “Transformaremos Tabasco”,una frase muy socorrida actualmente por los tabasqueños para decir que en verdad transformó el Edén en lo que Núñez llama ahora “zona de devastación”.

Para pelear la gubernatura también fue empujado por el pueblo, pues Roberto Madrazo y el gobernador Manuel Andrade apoyaban al entonces alcalde capitalino Florizel Medina, quien no levantaba en las encuestas. Granier ganó con nueve puntos de ventaja sobre el perredista César Raúl Ojeda Zubieta.

Con esa popularidad, el mandatario priista abarrotó con miles de personas la residencia oficial del gobernador, en 2007, su primer año. Ese día, hubo hasta conciertos en la noche. Todavía en 2011 cientos de personas fueron a saludarlo. “Estoy contento por estas muestras espontáneas de afecto, esta gente viene porque les nace, este es mi mejor regalo”, dijo, según el comunicado de gobierno del estado.

En 2012 ya no hubo festejo en grande. Para entonces ya había roto con su mano derecha y delfín, Humberto Mayans Canabal, y enfrentaba al abanderado del PRI, Jesús Alí de la Torre.

Sin embargo, algunos fueron todavía a saludar. “Es el sexto año de gobierno, hoy vienen a ver al amigo, no al gobernador, estoy seguro. Toda esta gente son amigos que vienen de todos los municipios de Tabasco lloviendo y desde la 4 de la mañana”, presumió.

El saqueo

 

Hasta donde ha informado Arturo Núñez, el “saqueo” de Tabasco implicó la desaparición de casi todo el patrimonio de las dependencias, de los documentos principales y una estela de deudas que ahorcan al nuevo gobierno.

Eso, sin contar con los 5 mil millones de pesos que por un motivo hasta ahora desconocido Granier no contempló para varias partidas, dejándolas en ceros. O sin hablar de los 17 mil 737 millones de pesos de deuda.

Pero quizá la línea más contundente sea la desaparición de 1 mil 900 millones de pesos de recursos federales para 201 programas sociales.

“Por su magnitud y temporalidad, tales irregularidades no pudieron haber sido cometidas sin el conocimiento de quien estuvo al mando del Poder Ejecutivo en el anterior periodo de gobierno”, dijo Núñez al anunciar a finales de febrero los resultados del proceso de entrega-recepción de gobierno.

Días después, el actual gobernador anunciaba que solicitaría al área de Inteligencia Financiera de la PGR investigar las cuentas vinculadas a Granier y no descartó acudir a “mecanismos de colaboración”, como la Interpol, “para que siempre se pueda localizar a quienes hayan delinquido y sean presentados ante la justicia tabasqueña”.

Titubeos

 

Pero la realidad es que Granier parece estar librando un proceso. El pasado martes 5 de marzo, Núñez dijo en un noticiero de televisión nacional que no habían encontrado evidencias que incriminen a Granier. “No hemos podido imputar alguna responsabilidad directa en la medida en que no hay prueba documental, o no firmaba”, admitió.

Ante el escándalo, al día siguiente matizó: “Vamos a ser muy claros, nunca firmó cheques, no era su función, pero eso no quiere decir que no puedan imputársele responsabilidades por acción o por omisión, eso es otra cosa”.

El mismo día y en el mismo acto en Tabasco, durante un foro sobre el agua, el segundo de a bordo del granierismo, el hoy senador del PRI, Humberto Mayans Canabal, urgió al mandatario a presentar pruebas. “No es posible aceptar que se linche a nadie sin las pruebas suficientes”, atajó.

Mayans, acérrimo enemigo político de Núñez, dijo: “Se tienen que presentar las denuncias y las pruebas, (concluir) todo el proceso de recepción y auditorías pendientes, para posteriormente presentar las denuncias que correspondan y presentar las pruebas y los ciudadanos tienen el derecho de defenderse, con el debido proceso”.

De pasada, el ex secretario de Gobierno aprovechó para negar que haya robado. “He manejado mucho dinero en mi carrera, fui titular de Obras, fui delegado de la Venustiano Carranza, fui secretario de Gobierno cuatro años tres meses, nunca me he robado un peso”, mencionó.

Aunque para los Granier no todo parece malo. Hace tres semanas el gobernador presumió que el SAT había congelado una cuenta por 14 millones de pesos a Mariana Granier, hija del ex mandatario, pero el lunes pasado debió admitir que ya fue reactivada.

Para el senador del PRD, Adán López Hernández, quizá Granier acabe siendo responsable político, solamente.

“Creo que quien tiene la titularidad del Ejecutivo responde por las acciones u omisiones de un gobierno, Andrés Granier es responsable político de esos malos manejos, más allá que pudiesen o no aparecer documentos que permitan que se le finquen responsabilidades directas, porque seguramente no firmó ningún cheque, para eso tenía su secretario de finanzas”, sostiene. Pese a todo, “confío haya justicia para lo que los tabasqueños reclaman”.

Sacan sus pertenencias

Y aunque escape a la esfera legal, no extraña la soledad de la casa principal de Granier, antes abarrotada. Los vecinos aseguraron a Milenio que la residencia sólo es visitada por el secretario particular del ex mandatario, Santos del Campo García. La casa es vigilada por dos de los escoltas que el mandatario tuvo durante su administración.

“El que viene casi todos los días es Santos del Campo; generalmente le abren la puerta cuando va a llegar y entra de inmediato, todo es muy rápido”, aseguró un vecino.

Hace dos semanas, en una camioneta de carga de tres toneladas fueron retirados de la residencia muebles finos y decenas de cuadros, de acuerdo con los vecinos. En estos días, el ir y venir de cajas es menor, pues la casa se encuentra semivacía.

Por ahora, ya nada queda de aquella casa abarrotada de gente porque de su dueño pocos quieren saber en Tabasco. David Sánchez Alejandro, un taxista capitalino, reconoce que se divierte escuchando a la gente hablar mal de Granier a la menor provocación.

“Basta cualquier pretexto, si pasas por la Quinta, si ves un anuncio, si oyes las noticias, cualquier cosa basta para dar pie a que la gente se suelte. Tú mencionas a Granier y escuchas una de mentadas. Desde antes de finales del año pasado la gente echaba pestes”, dice.

Y sí, en los programas de radio donde antes llovían cientos de felicitaciones ciudadanas a su gobernador, el martes pasado ganó el silencio. Hoy, los tabasqueños son otros y lo quieren, sí, de vuelta, pero para enfrentar el daño patrimonial que dejó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios