20 de Septiembre de 2018

México

Violencia en Michoacán amenaza con desbordarse

La ausencia del gobernador Fausto Vallejo acentúa la inestabilidad política y de seguridad que azota el estado desde hace meses.

Las tropas del Ejército comenzaron a ser desafiadas por los grupos de autodefensa. (Archivo/SIPSE)
Las tropas del Ejército comenzaron a ser desafiadas por los grupos de autodefensa. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook Violencia en Michoacán amenaza con desbordarseCompartir en Twiiter Violencia en Michoacán amenaza con desbordarse

Agencias
MORELIA, Michoacán.- La violencia crece cada vez más en Michoacán y amenaza con quedar fuera de control por la proliferación de grupos paramilitares, que se autodenominan "policías comunitarios" y que han desafiado a fuerzas federales y locales.

Expertos y autoridades sospechan que detrás de estos grupos de civiles armados están poderosos cárteles que se disputan el territorio, como Los Caballeros Templarios, la Familia Michoacana, los Zetas y Jalisco Nueva Generación, según informa Ansa Latina.

La situación se torna más crítica por el ambiente de ingobernabilidad en el Estado, donde el gobernador Fausto Vallejo está de licencia por enfermedad desde hace siete meses y se espera que retorne a sus actividades recién a comienzos del 2014, pues fue sometido a un trasplante de hígado.

"Después de tres meses de lucha podemos dormir tranquilos, cada quien en su casa"

Al menos cuatro alcaldes, de los municipios de Aquila, Tepalcatepec, Buenavista y Aguililla, se han visto obligados a trabajar fuera de sus localidades a raíz de las amenazas de los grupos de autodefensa.

En el 2007, el entonces presidente Felipe Calderón lanzó la llamada "Guerra contra los cárteles", una ofensiva que tuvo el apoyo de las Fuerzas Armadas y que ha arrojado hasta ahora entre 80,000 y 100,000 muertos, 27,000 desaparecidos y 250,000 desplazados.

El 21 de mayo pasado, las autoridades se vieron obligadas a enviar nuevamente contingentes de la Policía Federal, el Ejército y la Armada, a causa del recrudecimiento de la violencia sobre todo en la denominada "Tierra Caliente", en los límites de Michoacán con los estados de México y Guerrero.

Elementos federales tomaron el control sobre todo de la seguridad en las localidades donde se han formado grupos de autodefensa contra el crimen.

"El operativo federal en Michoacán persistirá hasta que en el estado haya condiciones de seguridad y se devuelva la paz a todos los habitantes", dijo el ministro de Gobernación (Interior), Miguel Osorio.

El procurador general, Jesús Murillo, el ministro de Marina, Vidal Soberano, y el comisionado Nacional de Seguridad, Manuel Mondragón, trabajan directamente en el operativo, coordinado por el ministro de Defensa, Salvador Cienfuegos, en coordinación con el gobierno del estado.

Los expertos estiman que los últimos episodios de violencia en Aquila y otras localidades de la "Tierra Caliente" de Michoacán en los límites con Guerrero, como Tepaltepec, Buenavista, Coalcomán, Chinicuila y Aguililla, obedecen a que es temporada de cosecha de marihuana.

El gobierno aseguró que la nueva ofensiva es diferente a la de hace casi siete años porque "ahora existe una estrecha coordinación entre las fuerzas de seguridad y un sistema de inteligencia para enfrentar al crimen".

Calma de unos días

Habitantes de los municipios de Buenavista, Tepalcatepec y Coalcoman recibieron a los soldados con aplausos, según los primeros reportes, aunque lo mismo ha sucedido en otras zonas del país azotadas por la violencia y luego surgen denuncias sobre abusos contra civiles.

"Después de tres meses de lucha podemos dormir tranquilos, cada quien en su casa", señaló Hipólito Mora, líder de uno grupo de autodefensa que opera en la comunidad de la Ruana, donde proliferan denuncias de secuestro y extorsión.

Sin embargo, la calma duró apenas unos días, porque pronto los grupos de autodefensa empezaron a desafiar a las tropas.

El miércoles de esta semana, un grupo de 66 militares fueron retenidos por más de 4 horas en el municipio de Aquila, después que el Ejército arrestó a 45 miembros de una organización de autodefensa acusada de actos ilegales, entre los que figura su jefe, Agustín Villanueva, acusado de secuestro y robo.

El 22 de mayo pasado se desató un episodio similar en la comunidad La Ruana, donde el gobierno federal negoció con los grupos de autodefensa la liberación de 47 militares. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios