18 de Agosto de 2018

Yucatán

Diabetes, el principio de muchos padecimientos

Aumentar de peso, no hacer ejercicio o comer de más, incrementa posibilidad de padecerla.

Tener diabetes significa estar al final de un proceso de muchos años, en muchos casos, heredado por los padres. (SIPSE)
Tener diabetes significa estar al final de un proceso de muchos años, en muchos casos, heredado por los padres. (SIPSE)
Compartir en Facebook Diabetes, el principio de muchos padecimientosCompartir en Twiiter Diabetes, el principio de muchos padecimientos

José Salazar/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- El heredar padecimientos como diabetes no sólo trae la enfermedad en sí, sino una mayor resistencia a controlarla, aseguran especialistas.

Tener diabetes significa estar al final de un proceso de muchos años, ya que heredamos de nuestros padres o abuelos con diabetes una disminución en la función de la insulina. Esta resistencia incrementa conforme ganamos peso, no hacemos ejercicio o comemos más. Llega el momento cuando esa resistencia a la insulina se compensa con producir más de lo normal, es cuando comienza a haber consecuencias para los órganos”, explicó Antonio Cervera Cetina, especialista en Endocrinología.

“Si agarro un hígado y lo sumerjo en insulina, se llena de grasa y tengo un hígado graso, luego, por decirlo de alguna manera, se rebosa y tenemos colesterol alto en la sangre; si tomo un riñón y lo sumerjo en insulina, éste comienza a recuperar ácido úrico y los niveles se elevan; si agarro una arteria y la sumerjo en insulina, su capacidad de relajarse disminuye, se cierra y eso me da hipertensión arterial y así, el conjunto de cosas que ocurren en el cuerpo a consecuencia de tener la glucosa alta es lo que se conoce como síndrome metabólico”.

También te puede interesar: Unidad Médica de Alta Especialidad, con trayectoria en trasplantes

Cervera Cetina dijo que a partir de este punto, hay dos caminos: que el páncreas resista y se mantenga produciendo insulina, pero los factores mencionados terminan por producir placas de colesterol en las arterias, lo que lleva a sufrir un infarto o embolia y que cuando el páncreas se canse y deje de producir insulina, se genere la diabetes.

“El síndrome metabólico termina en enfermedades del corazón o en diabetes. Además, cerca del 60 por ciento de las personas que han sufrido uno de estos eventos desarrolla diabetes y cerca del 80 por ciento de estas personas presenta alguna enfermedad cardiovascular”.

El especialista dijo que las personas con diabetes que tienen más de 200 mg/dl (miligramos por decilitro de sangre) han perdido la mitad de la insulina que producen. A partir de esto, es necesario controlar la glucosa y tratar de detener la pérdida de la producción de insulina, ya que de lo contrario, se requerirá cada vez más fármacos y al cabo de 10 años, el paciente necesitará inyectarse insulina.

“La mayor parte de las personas con diabetes al principio se controlarán fácilmente y cuando ven sus niveles de glucosa normales, abandonan el tratamiento. Sin embargo, un año o dos años después, vuelven a estar altos. Hay que entender que aunque no se sientan mal, su azúcar está en un nivel que es el resultado de varios años. El tratamiento debe ser integral, en donde interviene un nutriólogo y el médico endocrinólogo; también se debe hacer ejercicio supervisado por un médico del deporte”, puntualizó el especialista de la Clínica de Mérida.

En cuanto al tratamiento farmacológico, dijo que la mayor parte de los pacientes debe usar dos fármacos para el control de la glucosa, y si no funcionan, es el momento de administrarle insulina. “Una vez que se comienza con la insulina, no significa que es para siempre. Hay situaciones en que se puede retirar, depende de cada paciente. La insulina deberá complementarse con los medicamentos”.

Cervera Cetina dijo que el tratamiento de la diabetes debe ser integral y personalizado con un programa nutricional elaborado de acuerdo con sus necesidades.

“Si la dieta no está hecha para el paciente, esa parte de los programas de las instituciones de sector público no le sirve. Además, muchos de los programas van dirigidos a personas de diagnóstico reciente, pero si ya presentan complicaciones, los envían a los especialistas y el proceso educativo se interrumpe. Muchas veces se le echa la culpa al paciente, pero la realidad es que los médicos no les explican ni siquiera lo básico”.

“Hay gente que tienen 180 mg/dl y no saben que son niveles altos. Muchos pacientes llegan a la medicina privada luego de muchos años en el sistema de salud y lo más frecuente es que llevan un tratamiento inadecuado”, afirmó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios