20 de Septiembre de 2018

Yucatán

Llega a Museo Paranormal de Mérida extraño artefacto de brujería

La historia de este extraño artefacto de brujería comienza en 2005 en Nuevo Orleans, Estados Unidos.

Entre los múltiples objetos de brujería existe uno llamado 'cisne negro', que está relacionado con hechos problemáticos sucedidos a muchas personas. (Jorge Moreno/Facebook/Foto de contexto)
Entre los múltiples objetos de brujería existe uno llamado 'cisne negro', que está relacionado con hechos problemáticos sucedidos a muchas personas. (Jorge Moreno/Facebook/Foto de contexto)
Compartir en Facebook Llega a Museo Paranormal de Mérida extraño artefacto de brujeríaCompartir en Twiiter Llega a Museo Paranormal de Mérida extraño artefacto de brujería

Jorge Moreno/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Este lunes se platicó en esta sección sobre un objeto de hechicería que era usado por un brujo en Nueva Orleans, Estados Unidos, quien murió durante el paso del huracán “Katrina” en el año 2005. Según se cuenta, el amuleto en forma de cabeza humana fue encontrado a más de 30 kilómetros de la casa del hechicero. 

Se dice que unos jóvenes lo vieron tirado y al principio pensaron que era la cabeza de un cadáver, por lo que llamaron a la policía; cuando estos llegaron vieron que no pertenecía a un cuerpo humano, uno de ellos lo recogió y se lo entregó a su esposa, quien era aficionada a la brujería. 

A las pocas semanas, la esposa notó que sucesos espantosos estaban aconteciendo en su hogar: una habitación de su cuarto se quemó, su hija se accidentó y ella sentía que una persona la seguía las 24 horas del día). Entonces regalaron la cabeza a un escéptico familiar, quien afirmó que los ojos del amuleto parecían tener vida,  por lo que lo encerró en un cofre ya que todas las noches, se escuchaban fuertes golpes del interior como si “el cisne negro” quisiera salir de ahí.

Entonces entregó esa “cabeza siniestra” (así le apodaban) a una iglesia cristiana, quienes le realizaron un exorcismo, pero al notar que ésta era inmune a los rezos, decidieron entregarla a un pastor que era especialista en rituales de vudú. Esa persona la tuvo dos años en su poder hasta que falleció y su familia donó todas sus cosas relacionadas con situaciones oscuras (brujería) a otra familia que vivía en Miami, Florida.

El destino

“La cabeza siniestra” llegó a esa ciudad de Estados Unidos, ahí estuvo por muy poco tiempo, pues la familia que lo recibió también afirmaba ver cosas extrañas y decidieron venderlo en una “venta de garaje”, al verlo el jardinero de la familia, éste la compró por 20 dólares, se trataba de Pedro Rodríguez, de origen mexicano, quien había escuchado todas las historias con relación a este objeto y su gusto por el tema paranormal le hizo pagar por ese objeto, a pesar de que los dueños le advirtieron que le traería mala suerte.

Casualidad o no, don Pedro perdió su trabajo, pasaron meses sin que pudiera salir adelante y por ello decide regresar a su natal Teziutlán, Puebla. Había juntado una buena cantidad de dólares (con los cuales había remodelado su casa en su tierra natal) y antes de seguir gastando dinero en EE.UU. prefirió regresar junto con “El cisne negro” o “cabeza siniestra”.

Regresó a su natal Teziutlán, Puebla, en el 2013, desde el principio su esposa y sus hijos le tuvieron terror a esa “cabeza siniestra” ya que su apariencia es muy malévola: “parece el mismísimo demonio”, decía ella e hizo que su marido la guardara en la bodega pues al dejarla a la vista parecía como si ese artefacto te siguiera con su mirada.

Este señor, afecto a los fenómenos paranormales y temas de brujería empezó a investigar en internet y pudo descubrir que lo que tenía en su casa era una especie de bomba de tiempo, ya que esta reliquia de magia negra (como cualquier otra) necesita de ciertos rituales para mantenerse estable y que no empiece a funcionar sola y que tenga consecuencias negativas en quien la posee.

Fue así que a través Sipse.com empezó a leer los temas diarios que publico en la sección “Enigmas” y me contactó para contarme toda esta historia y pedirme ayuda. Además me dio teléfonos de personas en Estados Unidos que también se enteraron de este suceso y así obtuve más información… ¿Y entonces qué pasó con “El cisne negro”? Está a punto de llegar (por carretera) a la ciudad de Mérida directamente desde Puebla para ser analizado y exhibido muy pronto en el Museo Paranormal.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios