14 de Diciembre de 2017

Yucatán

Muñecas cobraron vida tras la muerte de su abuela

Una joven de Mérida cuenta los episodios de "terror" que vivió.

Una mujer de Mérida narra la experiencia paranormal que tuvo con las muñecas que fueron propiedad de su abuela. (Jorge Moreno)
Una mujer de Mérida narra la experiencia paranormal que tuvo con las muñecas que fueron propiedad de su abuela. (Jorge Moreno)
Compartir en Facebook Muñecas cobraron vida tras la muerte de su abuelaCompartir en Twiiter Muñecas cobraron vida tras la muerte de su abuela

Jorge Moreno
MÉRIDA, Yuc.- Les presento un relato con el que, sin duda, más de uno se identificará...
Corazón Rodríguez, de Mérida, cuenta que su abuela falleció hace poco más de un año, y que la mujer tenía una colección de catorce muñecas de porcelana, que la madre de Corazón decidió conservar, ya que era la única hija (los otros tres son varones y no quisieron quedarse con alguna).

Según relata Corazón (de 22 años de edad), desde que era una niña le daba miedo ver esas muñecas, cuando iba a casa de su abuela; sentía que se le quedaban mirando y asegura que en al menos dos ocasiones vio que movían los ojos.

Con el paso del tiempo, Corazón le perdió el miedo a las muñecas, o más bien, se olvidó de ellas, porque su abuela las cambió de la sala de su casa a uno de los cuartos, a donde la niña casi nunca entraba.

Pero, desde el primer día que la madre de Corazón las llevó a la casa que comparten, empezó a notar que cambiaban de lugar, ya que las ponía juntas y a los pocos minutos ya estaban separadas entre sí.

No es raro que objetos que fueron propiedad de alguien "cobren vida" cuando la persona fallece

Esta situación le aterrorizó demasiado, pues ocurrió en un lapso de media hora y su mamá (la única persona que estaba en su casa en ese momento), estaba lavando en el patio y no entró para nada.

Corazón decidió no decirle nada a su madre, porque pensó que la tacharían de loca; pero tras seis días consecutivos de ver cómo las muñecas se movían solas, no aguantó más y decidió contarle; cuando se lo dijo, le sorprendió que ella se portara con naturalidad y más aún, la respuesta que le dio:

“Mira, hija, estas muñecas estuvieron con tu abuela por más de 30 años, las quiso mucho y las cuidó como si fueran de carne y hueso, al fallecer tu abuela de cierta forma su energía permanece aquí y por eso ella las mueve; de hecho, a ella, cuando vivía, le encantaba hacer lo que me cuentas, ponerlas todas juntas y luego separarlas un poco; ya me había fijado de esto pero lo tomo con naturalidad”, explicó.

Más enigmas: ¿Es real el vídeo de una muñeca poseída? 

Como este caso, he escuchado muchas historias similares, no necesariamente relacionados con muñecas, pero sí con objetos que por muchos años le pertenecieron a una persona y tras su muerte sucedían cosas que escapaban a la lógica y el sentido común.

Por ejemplo, hace unos años, falleció un jefe de familia que por años, antes de irse a trabajar, le daba un beso a un peluche de un osito que tenía desde su infancia; tras su muerte trágica e inesperada (en un accidente de tránsito), su viuda cuenta que todas las mañanas por más de un mes, el osito se caía de la repisa en donde estaba puesto, como si fuera una forma de pedir el beso de su dueño o quizás de esa forma expresaba su dolor el alma en pena del difunto, quien muy posiblemente eran quien lo movía y tiraba.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios