19 de Octubre de 2018

Yucatán

No sólo 'el amor'... el alcohol también daña el corazón

En plenas fiestas decembrinas especialistas exhortan a moderar el consumo de bebidas alcohólicas debido a que aumentan la presión arterial.

Ingerir alcohol en cantidades excesivas puede dañar directamente el corazón y aumentar la presión arterial. (Archivo/ Milenio Novedades)
Ingerir alcohol en cantidades excesivas puede dañar directamente el corazón y aumentar la presión arterial. (Archivo/ Milenio Novedades)
Compartir en Facebook No sólo 'el amor'... el alcohol también daña el corazón Compartir en Twiiter No sólo 'el amor'... el alcohol también daña el corazón

José Salazar/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- Durante las celebraciones de Navidad y Año Nuevo algunas personas suelen ingerir bebidas alcohólicas en cantidades excesivas, lo que pone en peligro su salud física con diversos padecimientos como cirrosis hepática, accidentes cerebrovasculares y cáncer de mama, entre otros; su salud emocional, al provocar depresión o ansiedad y además puede dañar directamente el corazón y aumentar la presión arterial.

Especialistas señalan que el alcohol tiene efectos graves en el cuerpo y un impacto particular sobre la presión arterial alta. En un individuo sano, el corazón funciona bombeando sangre por el cuerpo a través de las arterias hacia los músculos y los órganos.

“Cuando una cantidad excesiva de alcohol se consume, el corazón tiene que bombear una mayor cantidad para lograr que los órganos funcionen normalmente. Puesto que está bombeando a un ritmo acelerado, genera presión rápidamente, forzando su camino a través de las arterias”, explicó Miguel Santaularia Tomas, presidente de la Sociedad Yucateca de Cardiología.

Añadió que cuando la presión en la sangre aumenta, las arterias pueden tensarse o romperse. Esto a la larga puede conducir a insuficiencia cardíaca debido a la tensión creciente.

De acuerdo con la Encuesta Estatal de Adicciones 2014-2015, quienes abusan del alcohol presentan los siguientes problemas:

  • El 36.2 por ciento presenta depresión, irritabilidad y nerviosismo después del consumo de bebidas alcohólicas.
  • El 34 por ciento considera que sus hábitos de beber se han convertido en una amenaza para su salud.
  • El 24.6 por ciento ha sufrido caídas, quemaduras o lesiones

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios