14 de Diciembre de 2017

Yucatán

Incógnita en piezas dentales halladas en Chichén Itzá

Buscan saber de dónde los trajeron y por qué eran valiosos para la cultura.

Esta zona fue excavada en 1967 y aún ahora, 50 años después de la recuperación de esos restos, hay muy poca información. (SIPSE)
Esta zona fue excavada en 1967 y aún ahora, 50 años después de la recuperación de esos restos, hay muy poca información. (SIPSE)
Compartir en Facebook Incógnita en piezas dentales halladas en Chichén ItzáCompartir en Twiiter Incógnita en piezas dentales halladas en Chichén Itzá

MÉRIDA, Yucatán.- Los primeros estudios que se han realizado a las piezas dentales halladas en un chultún de Chichén Itzá evidencian que no pertenecen a pobladores de la zona. Lo que sería interesante saber es motivo de que hayan sido guardadas en ese “contenedor” y qué importancia tenían para preservar los restos de los menores de edad de esa manera.

“En la investigación de los niños del chultún de Chichén Itzá, como se le ha llamado, los datos encontrados indican que no tienen antecedentes familiares en la zona, porque no comparten la información de sus dientes con habitantes de Chichén y más allá del norte de la Península, son individuos que vienen de otra parte, y la incógnita es saber de dónde los trajeron y por qué son individuos de una edad tan temprana hallados ahí”, explicó Alfonso Gallardo Velázquez, del Centro del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Yucatán.

La hipótesis de la procedencia de estos restos de niños, indica que son del Petén, pero tienen que comprobarlo. Trabajaron sobre los restos dentales de 75 individuos.

También te puede interesar: Google rinde homenaje hoy a una feminista yucateca

Ayer, en el marco del Cuarto Simposio de Cultura Maya Ichkaantijoo, este año con el tema “Evolución, Comercio y Migración del Pueblo Maya: Aspectos de su pasado y presente”, se presentó la ponencia “Los individuos del Chultún de Chichén, a través de los estudios de odontometría y morfología dental”, a cargo de Gallardo Velázquez, adscrito a la sección de Antropología Física, y la investigadora independiente Martha Pimienta Merlín.

Gallardo Velázquez señaló que los chultunes se usaban para captar agua, pero también tuvieron otros usos como reservorios para guardar granos para la comida, y en el caso de Chichén Itzá, también se usaron para enterrar personas.

El investigador recordó que esta zona fue excavada en 1967 y que aún ahora, 50 años después de la recuperación de esos restos, hay muy poca información.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios