19 de Enero de 2018

Yucatán

La X'tabay le hizo creer que era su madre

Caminó con ella por la carretera para luego llevarse una tenebrosa sorpresa.

A un joven de la población yucateca de Chumayel se le apareció la X'tabay e intentó atacarlo. (Google Maps)
A un joven de la población yucateca de Chumayel se le apareció la X'tabay e intentó atacarlo. (Google Maps)
Compartir en Facebook La X'tabay le hizo creer que era su madre Compartir en Twiiter La X'tabay le hizo creer que era su madre

Jorge Moreno/ Milenio Novedades
MÉRIDA, Yucatán.- En algunas ocasiones resulta difícil creer los relatos sobre la X'tabay debido a que generalmente se les manifiesta a varones en estado de ebriedad, por eso la gente lo toma como un desvarío del alcohol.

Según la leyenda maya, la X'tabay es una mestiza de singular belleza que atrae a los hombres con sus encantos. Corre para que el borracho la persiga, pero por el estado de embriaguez no se da cuenta que ella no pisa el suelo sino que flota en el aire.

Sin embargo, en esta ocasión Enigmas presenta el caso de una persona de Chumayel, población ubicada a unos 70 kilómetros al sureste de la ciudad de Mérida. A diferencia de otros casos, el protagonista no bebía, por lo tanto hay un punto a favor en cuanto a su credibilidad. 

Ocurrió en la década de los setentas a un joven de dicho municipio a quien le gustaba mucho bailar. Incluso a veces prefería no comer, con tal de pagar su entrada a los bailes que se organizaban en esta localidad, y en ocasiones iba a pie a los eventos de municipios cercanos. Esto preocupaba mucho a sus padres, quienes temían que algo malo le pasara al muchacho durante su trayecto en carretera. 

En una ocasión, el joven regresaba por la carretera de madrugada cuando vio que su madre caminaba hacia él. Ella se le acercó preguntándole dónde había estado. 

"¡Mi hijo! ¿Por qué andas a estas horas? ¿No ves que falta poco para que amanezca?"

Madre e hijo comenzaron a caminar rumbo al pueblo, pero él iba detrás muy molesto, pensando en la actitud de su mamá, que no le tenía confianza. 

En un momento del trayecto el joven levantó la vista y comenzó a sentir que las fuerzas le faltaban, la vista se le nublaba y el corazón se le salía del pecho. 

Tal vez te interese: Niños fantasma 'asustan' en poblado de Yucatán 

La persona que caminaba con él no era su madre, pues flotaba, por lo que el muchacho sacó su machete y gritó: "¡Tú no eres mi madre!".

Con el arma comenzó a lanzar tajos por todos lados mientras corría con todas sus fuerzas, pues el extraño ser lo perseguía. Sin embargo logró escapar. 

En medio de la carretera quedó un reguero de sangre, y fue tal fue el trauma del muchacho que prácticamente dejó de ir a los bailes.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios