23 de Septiembre de 2018

Yucatán

Ser abuela corona la maternidad

La abuela es justa y recta; perdona y corrige con amor y paciencia a sus hijos y a sus nietos; está dispuesta al sacrificio por ellos.

En Yucatán se guarda todavía un respeto especial por las abuelas. (Notimex)
En Yucatán se guarda todavía un respeto especial por las abuelas. (Notimex)
Compartir en Facebook Ser abuela corona la maternidadCompartir en Twiiter Ser abuela corona la maternidad

SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Un día cercano al 10 de mayo, platicando con los abuelos, uno de ellos nos pidió a todos los presentes que escucháramos con atención algo que él mismo tituló, ‘Un Cuento, completamente cierto…”.  Transcribo –literal- lo que nos leyó ese día:

Hubo una vez, en el taller más extraño y sublime conocido, que Dios se reunió con los mejores obreros celestiales que debían fabricar a la madre perfecta:

"Debe ser fuerte", comentó uno.

"También, debe ser dulce", comentó otro experto.

"Debe tener firmeza y mansedumbre: tieneque saber dar buenos consejos".

"Debe ser justa en momentos decisivos; serena y comprensiva en los momentos más difíciles".

"¿Cómo es posible -preguntaron- poner tal cantidad de cosas buenas en un cuerpo tan frágil?"

"No es fácil -contestó Dios- pero compartiré con ella mi fuerza de hierro y mi corazón de caramelo".

Todos rieron incrédulos ante la ‘melosa’ ocurrencia  del Maestro.

"No es fácil la tarea, repitió el Maestro, pero es posible si ponemos interés y mucho amor al hacerla".

Y tomando Dios en sus manos un puñado de tierra, comenzó a darle forma. 

"¿Tierra?” –Preguntaron sorprendidos todos los ángeles-.

¡Pensamos que la fabricaríamos de mármol, o marfil o de piedras preciosas! Dijeron al unísono…

"Este material es necesario para que sea humilde" -les contestó Dios-. Y extendiendo su mano, sacó oro de las estrellas y lo revolvió con la arcilla.

"Esto es para que en las pruebas y en sus momentos más difíciles, la madre perfecta brille y se mantenga firme".

Y para eso, compartiré con ella, dijo Dios, todo mi Amor y Sabiduría.

-Señor, ¿y cómo le llamarás a semejante ‘obra de arte’ para que las personas la sepan distinguir entre tus demás creaturas?

Yo no le pondré ningún nombre a ella; el tiempo –y mis demás creaturas- le pondrán nombre, y le llamarán ‘Abuela’.

Y Dios, le dio forma de ‘Abuela’ a la arcilla, le sopló de su aliento y cobró vida,

Pero, faltaba algo, pues su pecho estaba vacío.

¿Y qué pondrás ahí? -preguntó intrigado uno de los ángeles.

Y abriendo su propio pecho, y ante los ojos asombrados de aquellos arquitectos celestiales, Dios sacó su propio corazón, le arrancó un pedazo, y lo puso en el pecho de aquella hermosa creatura. Dos lágrimas salieron de los ojos de Dios mientras volvía a su lugar su corazón ensangrentado.

"¿Por qué has hecho tal cosa?", le interrogó impresionado un ángel obrero- y aún con su corazón sangrando, el Maestro le contestó:

"Esto hará que la ‘Abuela’ me busque en sus momentos de angustia; que sea justa y recta; que perdone y corrija con amor y paciencia a sus hijos y a sus nietos; que esté dispuesta aún al sacrificio por todos ellos y le recuerde a toda su familia que la verdadera alegría tiene forma de Perdón, Amor y Servicio y que todos -en sus momentos difíciles- pueden confiar en mí, pues –a través de ella- estaré siempre cerca de ellos".

"Y para que -al final de su largo camino- cuando haya terminado su tarea allá en la tierra y satisfecha por su buena labor, vuelva a mí para recibir la corona que tengo reservada –especialmente- para las abuelas…"

Al terminar la lectura el abuelo, un respetuoso silencio llenó el salón donde nos encontrábamos. En nuestros ojos, algunas lágrimas de profunda emoción; en nuestros corazones, un grande reconocimiento a todas nuestras madres y abuelas.- Antonio Alonzo Ruiz,Psicólogo Clínico. Psicoestimulación y psicoterapia. [email protected]

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios