21 de Septiembre de 2018

Mundial Brasil 2014

El círculo de Holanda en el Mundial

La 'oranje' ya saborea su segunda final consecutiva en copas del mundo, pero primero tiene que enfrentar a una motivada Argentina.

Louis Van Gaal descubrió la formula para equilibrar el cuadro holandés, pues cuenta con una defensiva joven y una delantera dotada de técnica y experiencia. (AP)
Louis Van Gaal descubrió la formula para equilibrar el cuadro holandés, pues cuenta con una defensiva joven y una delantera dotada de técnica y experiencia. (AP)
Compartir en Facebook El círculo de Holanda en el MundialCompartir en Twiiter El círculo de Holanda en el Mundial

Agencias
RIO DE JANEIRO, Brasil.- Cada paso que da Holanda en el Mundial es como si colocara una pieza que ensambla perfectamente con otra. Y solo les falta completar el rompecabezas.

Argentina es el obstáculo que se interpone entre la selección holandesa y su segunda final consecutiva en una Copa del Mundo. La victoria en Brasil, que parecía casi un sueño antes de empezar el torneo, es posible. Para el trío holandés de estrellas formado por Arjen Robben, Wesley Sneijder y Robin van Persie -todos con 30 años- será probablemente la última oportunidad de dar su país ese título que dejó escapar tres veces de la mano y hacer, de alguna forma, las paces con el pasado.

"Cuando llegamos a Brasil, la prensa holandesa decía que ni siquiera íbamos a pasar la primera fase", dijo el técnico Louis Van Gaal tras el triunfo contra México en octavos de final. "Lo importante es que los jugadores siguen tranquilos y centrados. Sé que tengo un equipo muy bueno en mis manos, que puede hacer buenos partidos ante cualquier rival y en cualquier situación", informa The Associated Press.

Holanda empezó a dibujar el círculo que quiere cerrar en el Maracaná bien pronto. La goleada 5-1 contra España en su debut lanzó un aviso de que el renovado equipo de Van Gaal había encontrado un nuevo estilo tan letal como efectivo. El sabor de aquella victoria fue doblemente dulce por ser precisamente España, que le arrebató la gloria en Sudáfrica hace cuatro años, la primera en probar la medicina del doctor Van Gaal.

"Como país dimos la vuelta a la situación en el primer partido", señaló Van Persie sobre aquella victoria, en la que además los holandeses tuvieron que remontar un gol en contra.

La marcha en el grupo fue perfecta tras sendas victorias contra Australia y Chile. Pero es cierto que Holanda sufrió en los octavos y cuartos de final. Contra México remontó en los últimos cinco minutos un partido que tenía perdido, incluyendo un penal dudoso sobre Robben. Frente a Costa Rica en cuartos, no pudo batir al arquero Keylor Navas y logró el pase en la definición por penales, en la que Van Gaal se sacó de la chistera esa sustitución del portero suplente Tim Krul.

Ofensiva efectiva

Holanda, con 12 dianas, es el máximo goleador de la competición junto a la eliminada Colombia. El renovado equipo de Van Gaal cuenta con sólo siete de los 23 futbolistas que disputaron el anterior Mundial. Sí repite su trío de figuras. Pero la columna vertebral de la selección está formada por 10 jugadores de la liga holandesa, fundamentalmente de Ajax y Feyenoord.

Cuatro de los cinco defensores habituales del equipo titular no superan los 25 años y jugadores como Memphis Depay han sido revulsivos de gran efectividad en las segundas partes. Sin mediocampistas de toque y consciente de virtudes y defectos, el entrenador ha reemplazado la tradicional seña de identidad holandesa del 4-3-3 por un 3-5-3 más vertical y directo, que le ha pagado dividendos.

"Este equipo tiene una ambición enorme y está absolutamente compenetrado con los objetivos que nos trazamos. No importa el sistema táctico que utilicemos en los partidos", explicó Dirk Kuyt, otro de los que repite con respecto a hace cuatro años.

Una dulce revancha

Si España fue una dulce revancha, ni que decir tiene la importancia que Argentina tiene en la historia futbolística de Holanda. La única victoria de la Albiceleste en ocho enfrentamientos contra los europeos fue precisamente la gran final de 1978 en Buenos Aires. Fue la segunda vez consecutiva que a la generación de Johan Cruyff, conocida como la "Naranja Mecánica", se le negaba la gloria mundialista tras la derrota contra Alemania Occidental en 1974.

Pero los futbolistas holandeses quieren vivir el presente. Van Gaal, que se hará cargo del Manchester United en cuanto acabe el torneo, dijo que es el mejor grupo humano con el que ha trabajado. Ahora enfrentan el miércoles a la selección argentina de Lionel Messi por una plaza en la final del Maracaná.

"En términos de espíritu de equipo y unión, este es el mejor grupo con el que he trabajado", dijo Van Gaal después del triunfo sobre Costa Rica. "Somos un equipo muy difícil de ganar".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios