24 de Septiembre de 2018

Mundo

Alerta en Honduras por cadena de sismos y fuertes lluvias

Muchas casas de adobe han sufrido los estragos de los constantes movimientos telúricos; autoridades prevén más precipitaciones.

Las autoridades han pronosticado que las lluvias seguirán acompañadas de actividad eléctrica. (EFE)
Las autoridades han pronosticado que las lluvias seguirán acompañadas de actividad eléctrica. (EFE)
Compartir en Facebook Alerta en Honduras por cadena de sismos y fuertes lluviasCompartir en Twiiter Alerta en Honduras por cadena de sismos y fuertes lluvias

EFE
TEGUCIGALPA, Honduras.- Honduras prosigue hoy bajo alerta debido a la cadena de temblores que desde hace tres semanas sacude el norte del país y por las primeras lluvias de mayo, fenómenos que han dejado dos desaparecidos y daños materiales por cuantificar.

En los caribeños departamentos de Atlántida y Cortés, una cadena de sismos, de magnitudes de entre 3 y 5,6 en la escala abierta de Richter, mantiene alarmados a los vecinos de varias comunidades, principalmente los que viven en casas de adobe, muchas de las cuales han resultado dañadas.

Los movimientos de tierra se incrementaron en las últimas tres semanas de abril, por lo que la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) declaró alertas preventivas en Atlántida y Cortés.

Los temblores de abril dejaron al menos seis personas heridas, otras 129 evacuadas y unas 80 viviendas de adobe dañadas.

Según el titular de la Copeco, Lisandro Rosales, los pobladores de las zonas afectadas tendrán que acostumbrarse a los temblores, porque son producto del acomodamiento de placas de la corteza terrestre en el Caribe.

"Se mantiene la alerta amarilla (preventiva) y se sigue trabajando en análisis técnicos para determinar con mayores detalles las causas de los temblores", dijo Rosales.

Agregó que en la zona de temblores se dispone de un sismógrafo local que se está "descargando dos veces diarias", y que esperan que la actividad vaya disminuyendo.

Para conocer más a fondo lo que está ocurriendo en la zona afectada por los seísmos, la Copeco invitó al experto alemán Wilfried Klaus, quien el 25 de abril pasado comenzó a hacer un análisis científico del fenómeno.

Klaus, quien reside en Nicaragua, dijo que la actividad sísmica en la zona se registra a escasa profundidad, puede durar "varias semanas o meses" y que obedece a "causas naturales".

La poca profundidad de los temblores ha provocado los daños de muchas de las viviendas de adobe, según las autoridades de la Copeco.

El estudio de Klaus, quien es sismólogo geofísico y consultor del Centro de Coordinación para la Prevención de Desastres Naturales en América Central (Cepredenac), servirá para el trabajo de seguimiento de la Copeco a los movimientos de tierra en el norte de Honduras, un país montañoso que está sufriendo los efectos del cambio climático.

Otro fenómeno natural que preocupa a los hondureños es el de las lluvias, que sin haber comenzado el invierno, ya causaron entre el jueves y viernes dos desaparecidos en el central departamento de Francisco Morazán y daños materiales en varias regiones del país.

Las fuertes precipitaciones provocaron inundaciones en varias zonas, entre ellas la capital Tegucigalpa, lo mismo que la destrucción de una decena de casas y el derribo de muros, postes del tendido eléctrico, árboles y rótulos, entre otros daños.

Regiones de los centrales departamentos de Francisco Morazán, Comayagua y La Paz y de Cortés (norte) también se vieron afectadas por los aguaceros, que estuvieron acompañados de mucha actividad eléctrica.
Sobre las lluvias, Rosales indicó que obedecieron al "choque de masas heladas de viento con masas calientes".

Añadió que el invierno (temporada de lluvias), que los meteorólogos prevén que comience en la tercera semana de mayo, "puede ser copioso" y que la Copeco se está "preparando ante cualquier escenario extremo que se pueda registrar".

El presidente hondureño, Porfirio Lobo, convocó este jueves a sus más cercanos colaboradores para coordinar un plan de ayuda a decenas de familias de Tegucigalpa afectadas por las primeras lluvias.

Honduras quedó más vulnerable a los fenómenos naturales tras el paso devastador del huracán "Mitch", que entre finales de octubre y comienzos de noviembre de 1998 dejó más de 5,000 muertos y pérdidas materiales valoradas en más de 4,000 millones de dólares.

En Tegucigalpa, por ejemplo, una lluvia torrencial de media hora puede causar estragos en diferentes sitios de la ciudad considerados de riesgo por los ríos y quebradas que la cruzan.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios