El boicot contra Facebook por contenidos racistas sacude a la empresa de Zuckerberg

Starbucks, Verizon, Coca-Cola, Unilever, Hershey's, Honda y Levis retiraron su publicidad de la plataforma.

|
Cientos de empresas han decidido, a lo largo del mes de julio, retirar su publicidad -y sus fondos- de las plataformas de Facebook. (Foto: Twitter).
Cientos de empresas han decidido, a lo largo del mes de julio, retirar su publicidad -y sus fondos- de las plataformas de Facebook. (Foto: Twitter).

Starbucks, Verizon, Coca-Cola, Unilever Hershey's, Honda y Levi Strauss,entre más de 160 empresas, se han unido a lo que es ya una creciente lista que, a lo largo del mes de julio, han decidido retirar su publicidad -y sus fondos- de las plataformas de Facebook.

La compañía que dirige Mark Zuckerberg es propietaria d2e Instagram y Whatsapp, además de la propia red social y el conglomerado suma hasta otras 80 compañías menos conocidas.

Este boicot es parte de la campaña "Stop Hate For Profit" (No al Odio por Dinero), que exige a Facebook tomar medidas más estrictas contra el contenido racista y de odio.

Facebook obtiene US$70 mil millones al año de ingresos por publicidad.

La campaña acusa a la red social de "amplificar los mensajes de los supremacistas blancos" y "permitir mensajes que incitan a la violencia".

Ben & Jerry's, propiedad del gigante británico de bienes de consumo Unilever, tuiteó que "dejará de poner publicidad en Facebook e Instagram en Estados Unidos".

Otras marcas

A principios de esta semana, las marcas de equipamiento para actividades al aire libre The North Face, Patagonia y REI se unieron a la campaña.

Facebook se comprometió a "avanzar en la equidad y la justicia racial".

"Estamos tomando medidas para revisar nuestras políticas, garantizar la diversidad y la transparencia al tomar decisiones sobre cómo aplicamos nuestras políticas y avanzar en la justicia racial y la participación de los votantes en nuestra plataforma", dijo la red social el domingo.

La declaración también señaló los Estándares de la Comunidad de la compañía, que incluyen el reconocimiento de la importancia de la plataforma como un "lugar donde las personas pueden comunicarse".

"Nos tomamos en serio nuestro papel para evitar el abuso de nuestro servicio".

Facebook es la segunda mayor plataforma de anuncios digitales de Estados Unidos, por detrás de Google.

"De elecciones seguras a la justicia racial pasando por una pandemia global, hay mucho en juego para sentarse y dejar que la compañía siga siendo cómplice de la difusión de noticias falsas y de discursos que fomentan el miedo y el odio ", dijo uno de los tuits de Patagonia.

Las empresas que forman parte del boicot han solicitado a Facebook que adopte medidas más enérgicas para evitar que sus plataformas de redes sociales se utilicen para dividir a nuestra nación, anular a los votantes, fomentar y avivar el racismo y la violencia, y socavar nuestra democracia".

A principios de esta semana, la plataforma independiente de trabajos Upwork y el desarrollador de software de código abierto Mozilla también se unieron a la campaña.

"No al odio por dinero"

La campaña Stop Hate for Profit fue lanzada por grupos de defensa de derechos civiles, como la Liga Anti-Difamación, la Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color y la organización Color Of Change (El Color del Cambio).

El movimiento ha dicho que es una "respuesta al largo historial de Facebook de permitir que el contenido racista, violento y verificablemente falso corra desenfrenadamente en su plataforma".

Stop Hate for Profit ha pedido a los anunciantes que presionen a la compañía para que adopte medidas más estrictas contra el contenido racista y de odio en sus plataformas al retirar la inversión en publicidad durante todo el mes de julio.

Facebook y su director ejecutivo, Mark Zuckerberg, a menudo han sido criticados por el manejo de temas controvertidos.

Como consecuencia de estas decisiones, las acciones de Facebook descendieron al menos un 7%. La red social obtiene el 99% de sus ingresos por publicidad, por lo que se verá fuertemente afectada.

Por ahora Facebook realizará algunos cambios, pero no lo suficientemente relevantes como para detener el boicot, ya que la red social sigue dejando pasar comentarios racistas, brutalidad policiaca y otros eventos que no ha moderado de forma correcta, entre esos, algunas declaraciones del presidente de EEUU.

 (Con información de El Universal).