25 de Septiembre de 2018

Mundo

Aviones militares chinos no podrán ser visualizados por los radares

Gracias a un material creado por los científicos chinos, los cazas furtivos serán capaces engañar los radares del enemigo.

Un prototipo de avión furtivo chino J-31. (Reuters)
Un prototipo de avión furtivo chino J-31. (Reuters)
Compartir en Facebook Aviones militares chinos no podrán ser visualizados por los radaresCompartir en Twiiter Aviones militares chinos no podrán ser visualizados por los radares

Agencias
LONDRES, Inglaterra.- Un grupo de científicos chinos reporta haber desarrollado un material absorbente de microondas para los cazas furtivos capaz de engañar los radares del enemigo incluso en la banda de frecuencias ultraaltas (UHF). Se trata de un material es mucho más fino y ligero que sus análogos.

Los radares modernos usan antenas que envían microondas para ver a través de las nubes y el humo y estimar el tamaño de un objeto volador. Actualmente ya existen varios absorbentes de microondas que hacen que los objetos aerodinámicos sean invisibles para los radares, pero se trata en general de materiales bastante espesos, una característica que no los hace adecuados para ser utilizado en el revestimiento de aviones de combate. Otros tipos de materiales, por otro lado, tienen la desventaja de que absorben solo parte del espectro de ondas, según publica el sitio web actualidad.rt.com.

El nuevo material creado por los chinos supone una revolución en la tecnología de protección de la aviación militar. Según revela un artículo publicado por el equipo de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong (China) en la revista Journal of Applied Physics, el material posee una superficie absorbente extrafina, activa y selectiva.

El nuevo revestimiento furtivo consta de varias capas. La superficial tiene un espesor de solo cuatro centésimas partes de milímetro. A pesar de ser tan delgada contiene una matriz de conductores estampados con dos clases de elementos comunes de circuito eléctrico: resistores y diodos de capacidad variable (varactores). Por debajo de esta se coloca una capa dieléctrica que refleja las microondas conforme a su frecuencia. En el fondo hay un panal metálico sobre una losa metálica.

La mayor sorpresa, según destaca la revista Defence One, es que los chinos publiquen abiertamente qué material protegerá a sus futuros aviones y no lo guarden "bajo llave en un laboratorio". Antes, recuerda la revista, la tecnología furtiva se consideraba una de las claves del dominio militar estadounidense. La revelación de una tecnología igual de avanzada, si no más, pone fin al dominio norteamericano en la materia. 

Durante años el Pentágono se sintió orgulloso de haber desarrollado un avión a reacción furtivo como el F-35, con un grado de protección que nadie podía alcanzar. En 2009 surgieron sospechas de que los chinos habían robado algunos datos concernientes al diseño y los componentes electrónicos de este caza polivalente.

Algunos expertos ven el avión de combate chino Shenyang J-31 muy parecido al F-35, aunque no están seguros de que incorpore tecnología furtiva estadounidense. La publicación científica tampoco contesta a la pregunta de si el complejo industrial militar chino pudo copiar el diseño estadounidense, admite 'Defence One'. No obstante, muestra que la tecnología furtiva ya no es de uso exclusivo de EU.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios