22 de Mayo de 2018

Mundo

Bebieron su último trago: alcohol adulterado

Al menos seis personas han muerto tras consumir alcohol producido ilegalmente en una provincia oriental paquistaní del Punyab.

En Pakistán, oficialmente una república islámica, la ley solo permite comprar y consumir alcohol a los no musulmanes, de ahí que se fomente la venta clandestina. (Archivo/EFE)
En Pakistán, oficialmente una república islámica, la ley solo permite comprar y consumir alcohol a los no musulmanes, de ahí que se fomente la venta clandestina. (Archivo/EFE)
Compartir en Facebook Bebieron su último trago: alcohol adulteradoCompartir en Twiiter Bebieron su último trago: alcohol adulterado

EFE
ISLAMABAD, Pakistán.- Al menos seis personas han muerto y otras dos están hospitalizadas tras consumir alcohol producido clandestinamente en la provincia oriental paquistaní del Punyab, informaron hoy medios locales.

La mayoría de las víctimas tomaron las bebidas alcohólicas el pasado viernes durante una fiesta local organizada en el pueblo de Kanoha, en el distrito de Rawalpindi, afirmaron fuentes policiales al canal Geo y al diario Dawn.

Los dos hombres intoxicados en estado grave están hospitalizados en el hospital central de Kahuta, la ciudad más cercana.

Un alto mando policial de la región, Malik Yar Mohamed, explicó que no han podido arrestar a nadie porque las víctimas, en un estado de intoxicación tan alto, fueron incapaces de aportar algún detalle para la investigación.

Tragedia común

Este tipo de tragedias ocurre de vez en cuando en Pakistán -hace un año murieron 21 personas intoxicadas en el Punyab-, oficialmente una república islámica en la que la ley solo permite comprar y consumir alcohol a los no musulmanes, que constituyen poco más del 3 % de la población del país.

Sin embargo, no son pocos los musulmanes que toman bebidas alcohólicas en el ámbito privado.

Los más pudientes consiguen acceso a las mismas a través del mercado negro o de contactos con ciudadanos extranjeros, mientras que aquellos con menos recursos suelen abastecerse en destilerías clandestinas de dudosa fiabilidad.

Pese a que pueden consumir alcohol legalmente, las minorías confesionales como los cristianos sufren una gran discriminación, de ahí que a menudo muchos conserven oficialmente un nombre musulmán que les ahorre otros problemas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios