19 de Septiembre de 2018

Mundo

Rescatista muere al regresar de ver a los niños atrapados

El tanque del elemento de las fuerzas especiales se quedó sin aire dentro de la cueva.

Los niños han recibido comida e insumos para sobrevivir mientras se trabaja en su rescate. (Internet)
Los niños han recibido comida e insumos para sobrevivir mientras se trabaja en su rescate. (Internet)
Compartir en Facebook Rescatista muere al regresar de ver a los niños atrapadosCompartir en Twiiter Rescatista muere al regresar de ver a los niños atrapados

Agencia
BANGKOK, Tailandia.- Un miembro de las fuerzas especiales de la marina tailandesa que se unió a la operación de rescate de buceo para salvar a los niños atrapados en una cueva murió el viernes por la mañana (hora local), de acuerdo con el vicegobernador de la provincia de Chiang Rai.

Durante una conferencia de prensa, el vicegobernador provincial del gobernador Chiang Rai, Passakorn Boonyalak, dijo que el sargento Samarn Unan murió alrededor de las 2 de la mañana cuando se quedó sin aire en su camino de regreso al centro subterráneo desde la ubicación de los niños.

"Tras haber entregado una reserva de oxígeno, a su vuelta, no tuvo suficiente oxígeno", anunció el vicepresdiente de la provincia de Chiang Rai, Passakorn Boonyaluck. 

También te puede interesar: Una línea telefónica, consuelo de niños atrapados en cueva

"Perdió el conocimiento en el camino de vuelta, su compañero de buceo intentó ayudarle y llevarlo", precisó el jefe de los comandos de la Marina, Apakorn Yookongkaew. 

Entretanto, los socorristas que intentan rescatar a los doce niños y a su entrenador de fútbol, atrapados en una cueva inundada desde hace 13 días, trataban de avanzar en los preparativos para la evacuación antes de que regresaran las lluvias. 

Miembros de los servicios de rescate cargan con botellas de
oxígeno mientras continúan las labores de rescate. (AFP)

Los socorristas están bombeando agua de la cueva para que baje su nivel y que los niños puedan salir de allí sin tener que bucear o haciéndolo en momentos contados. 

Un camino complicado 

De momento, un buzo experimentado necesita 11 horas para hacer un viaje de ida y vuelta hasta donde están los niños: seis de ida y cinco de vuelta gracias a la corriente. 

El recorrido es de varios kilómetros e incluye pasos angostos y tramos bajo el agua. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios