15 de Noviembre de 2018

Mundo

Chiítas protestan con cadáveres de matanza

Iniciaron una manifestación por la muerte de al menos 87 miembros de su confesión a causa de un atentado el sábado pasado.

Musulmanes chiíes se sientan junto a las victimas del atentado perpetrado el pasado sábado, a las que se niegan enterrar hasta que el Gobierno acepte sus peticiones. (EFE)
Musulmanes chiíes se sientan junto a las victimas del atentado perpetrado el pasado sábado, a las que se niegan enterrar hasta que el Gobierno acepte sus peticiones. (EFE)
Compartir en Facebook Chiítas protestan con cadáveres de matanzaCompartir en Twiiter Chiítas protestan con cadáveres de matanza

EFE
Islamabad, Pakistán.- Unos 10 mil fieles de la corriente islámica chií de la ciudad de Qüetta, en el oeste de Pakistán, iniciaron hoy una protesta por la muerte de al menos 87 miembros de su confesión a causa de un atentado el sábado pasado, informó a Efe una fuente policial.
   
Entre los manifestantes se hallan los familiares de las víctimas, que se han negado a enterrar los cadáveres y los han sacado a la calle del barrio chií de Hazara Town, escenario de dos matanzas parecidas en lo que va de año.
   
"De momento, las concentraciones convocadas son totalmente pacíficas y no se ha registrado ningún incidente violento", afirmó un miembro de la división de seguridad de la Policía local.
   
Estas protestas son casi idénticas a las que hubo hace un mes en Qüetta tras otro atentado similar en la misma zona de la ciudad, que se cobró cerca de 90 vidas, y que, como el ataque del sábado, también fue obra del grupo sectario Lashkar-e Jhangvi.
   
En ambas ocasiones, suicidas del grupo activaron potentes cargas explosivas en zonas muy concurridas de mayoría chií que provocaron el derrumbe de sendos edificios y la pérdida de decenas de vidas.
   
La coincidencia de estas acciones en solo un mes ha levantado las iras de la comunidad chií de Qüetta, donde viven cientos de miles de personas de esta confesión, en su gran mayoría de etnia hazara.
   
La capital de la provincia de Baluchistán amaneció hoy casi paralizada por la huelga general convocada por diversas formaciones chiíes, que también llamaron al paro general en otras grandes ciudades del país, en especial la meridional Karachi.
   
"Continuaremos concentrados hasta que el Ejército se haga cargo de la seguridad en Qüetta", dijo al diario Dawn un miembro de uno de los principales grupos chiíes, Maylis-e-Wahdat-e-Muslimín.
   
Un portavoz del Partido Democrático Hazara -que representa a fieles chiíes-, Qadir Alí, reclamó de las autoridades "operaciones policiales en zonas concretas de la ciudad en las que se sabe que están los autores de los atentados".
   
Alí recordó que mañana vence el ultimátum de 48 horas dado ayer al Gobierno para que actúe de forma efectiva y que, de lo contrario, las protestas se dirigirán contra las oficinas del Tribunal Superior de Baluchistán.
   
Tras la masacre del pasado enero, el primer ministro, Rajá Pervez Ashraf, anunció el inicio de operaciones de seguridad para capturar a los terroristas, aunque de momento no ha habido ningún resultado concreto.
   
Con alrededor de 40 millones de chiíes, Pakistán es uno de los países del mundo con mayor número de fieles de esta confesión, pese a que en su territorio es minoritaria frente a la corriente suní.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios