12 de Diciembre de 2017

Mundo

Chinos ya no van a tener tantos hijos como antes

La Ley del Hijo Único ha prevenido unos 400 millones de nacimientos desde su implementación en 1979.

Los chinos se han acostumbrado a la planificación familiar desde que se impuso la Ley del Hijo Único. (Notimex)
Los chinos se han acostumbrado a la planificación familiar desde que se impuso la Ley del Hijo Único. (Notimex)
Compartir en Facebook Chinos ya no van a tener tantos hijos como antes Compartir en Twiiter Chinos ya no van a tener tantos hijos como antes

Agencias
BEIJING, China.- El control de la sobrepoblación ha sido uno de los principales dolores de cabeza de los gobernantes de China en las últimas seis décadas.

Si bien las estrictas medidas de control natal que se implementaron con la Ley del Hijo Único desde hace 35 años no le han quitado al gigante asiático el título del país más poblado del mundo, sí han cambiado la conducta reproductiva de la población a lo largo de las últimas tres décadas, de acuerdo con Notimex.

Con más de mil 300 millones de habitantes, China es un país que se ha acostumbrado a las multitudes y los aglutinamientos, porque a pesar de ser uno de los cuatro territorios más grades del mundo, tiene una densidad de población de 144 habitantes por kilómetro cuadrado.

Cuando China empezó a aplicar esta política del Hijo Único, no sólo instauró una burocracia especializada sino que impulsó un cuerpo médico encargado de llevar a cabo las medidas de planificación familiar más extremas conocidas hasta la fecha.

Desde su lanzamiento como medida de control poblacional se estima que se han prevenido cerca de 400 millones de nacimientos.

La política en papel era clara: un hijo por familia. Pero en la práctica, fueron necesarias ciertas excepciones. Por ejemplo, en el caso de minoría étnicas, debido a las fuertes diferencias sociales y religiosas, la política fue aplicada de forma gradual, con un limite de hasta dos hijos.

Elevadas multas

De igual forma, en el campo, donde se permite un segundo hijo cuando el hijo mayor es mujer. Tradicionalmente, la familia china busca tener hijos hombres, pues son ellos quienes impulsan el trabajo físico y sostienen a sus padres. Además para promover el trabajo agrícola, en ciertas zonas se permiten abiertamente dos hijos sin importar el sexo.

No cumplir con esta política puede llevar desde el pago de elevadas multas, muchas veces imposibles de pagar, por lo que los padres tenían que dejar a sus hijos en orfanatos, hasta perder el trabajo, entre otras consecuencias.

Debido a que el estricto control de población ocasionó varios efectos sociales, en noviembre de 2013, China autorizó formalmente a las parejas tener un segundo hijo, si alguno de los padres fue vástago único, en lo que constituye la primera flexibilización importante de su política de control natal vigente desde hace tres décadas.

De acuerdo a los argumentos, los cambios pretenden equilibrar la proporción entre hombres y mujeres, disminuir el número de abortos, menos niños abandonados en las calles y en orfanatos y aumentar la población joven.

Ya acostumbrados

El gobierno ya no teme a una relajamiento de esta política, porque la amenaza demográfica que existía hace tres décadas se ha reducido. La natalidad en el gigante asiático ha caído a entre 1.5 y 1.6 hijos por pareja desde los años 90.

Las autoridades Chinas dicen que la política ha impedido que tuvieran lugar más de 400 millones de nacimientos en 30 años.

A este ritmo se estima que la reducción alcanzará los 8 millones anuales después de 2023, de acuerdo con el proyecto de ley modificado el año pasado.

Pero lo más importante de todo, según los analistas, es que los chinos ya no van a tener tantos hijos como lo hacían antes de la ley del Hijo Único. Las nuevas generaciones se han acostumbrado a planificar su familia y el crecimiento económico del país obliga a las parejas a trabajar.

Los demógrafos y estrategas que elaboran las políticas públicas han calculado que la medida beneficiará a entre 15 millones y 20 millones de padres chinos, la mayoría en ciudades, y resultará entre un millón y dos millones de nacimientos adicionales por año en los primeros años, aparte de los 16 millones de bebés que llegan a este mundo cada año en China.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios