22 de Septiembre de 2018

Mundo

Confirman condena de 50 años a Charles Taylor

El tribunal concluyó que Taylor suministró ayuda crucial a los rebeldes en Sierra Leona durante la guerra civil de 11 años.

Charles Taylor en su proceso de apelación en la Corte Especial para Sierra Leona en Leidschendam. (Agencias)
Charles Taylor en su proceso de apelación en la Corte Especial para Sierra Leona en Leidschendam. (Agencias)
Compartir en Facebook Confirman condena de 50 años a Charles TaylorCompartir en Twiiter Confirman condena de 50 años a Charles Taylor

Agencias
SIERRA LEONA.- Más de una década después de contribuir a que los rebeldes desataran una ola de asesinatos en Sierra Leona, Charles Taylor fue definitivamente condenado el jueves a 50 años de prisión, en un fallo que representó una reivindicación de las víctimas y puso de manifiesto la dificultad de los tribunales internacionales para juzgar a líderes mundiales, según publica The Associated Press.

La cámara de apelaciones del Tribunal Especial para Sierra Leona ratificó la condena del expresidente liberiano de 65 años por 11 cargos de crímenes de guerra y de lesa humanidad, incluso terrorismo, asesinato, violación y uso de niños como soldados.

El tribunal concluyó que Taylor suministró ayuda crucial a los rebeldes en Sierra Leona durante la guerra civil de once años en ese país, que dejó unos 50 mil muertos antes de su conclusión en 2002. Miles de personas fueron mutiladas en un conflicto que se destacó por por su extrema crueldad, ya que los grupos rebeldes rivales cortaban los miembros de sus víctimas.

Taylor es el primer exjefe de estado condenado por un tribunal internacional de crímenes de guerra desde la Segunda Guerra Mundial, y la confirmación del jueves recibió elogios por considerársela el comienzo de una nueva era de atribución de responsabilidades para los jefes de estado.

Taylor es el primer exjefe de estado condenado por un tribunal internacional de crímenes de guerra desde la Segunda Guerra Mundial

"La condena de Taylor envía un mensaje poderoso de que los que están arriba pueden ser responsabilizados de los crímenes más graves", afirmó Elise Keppler de Human Rights Watch.

Stephen Rapp, el embajador para crímenes de guerra en el Departamento de Estado norteamericano y exfiscal en el tribunal de Sierra Leona, dijo que el fallo "envía un mensaje claro a todo el mundo, que cuando uno comete crímenes como éstos, aunque no ocurra enseguida, llegará el día en que será juzgado".

Sin embargo, también pareció sentar precedentes contradictorios en dos tribunales internacionales acerca de cuándo los altos funcionarios de un país pueden apoyar un bando en la guerra civil de otro país, una cuestión que los líderes mundiales deben considerar si piensan armar a los rebeldes en Siria.

El panel de Sierra Leona rechazó un fallo controversial en febrero del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, en La Haya, que estableció que para demostrar que un líder había contribuido a un delito, la asistencia debía estar dirigida específicamente a cometer un delito. En ese caso, el jefe del estado mayor del ejército nacional yugoslavo fue absuelto de contribuir a las atrocidades de las fuerzas de los serbios bosnios aunque les había enviado armas y otros suministros.

El caso de Taylor pareció inclinar el fiel de la balanza en favor de los acusadores.

Su abogado se quejó de que los dos fallos han establecido una "jurisprudencia totalmente caótica" en los tribunales internacionales.

Si Taylor hubiese sido condenado por el tribunal para Yugoslavia, "me atrevo a decir que el resultado habría sido diferente, y ese tribunal está a menos de 10 kilómetros (6 millas) de este", afirmó Morris Anyah.

Pero el experto en derecho internacional Michael Scharf, de la Universidad Case Western Reserve University en Cleveland, Ohio, consideró que el fallo del jueves "enderezó el buque" después que el tribunal para Yugoslavia había dificultado notablemente juzgar a los líderes que apoyan a rebeldes.

Amigos poderosos

"Si no fuera por dos naciones poderosas, dos miembros del Consejo de Seguridad —Rusia y China_, Bashar Assad habría sido acusado por el Tribunal Penal Internacional. Eso no ocurre sencillamente por motivos políticos", afirmó. "Si Charles Taylor tuviese como amigo a cualquiera de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, me atrevo a decir que este caso probablemente no habría tenido el mismo curso que tuvo".

Como Siria no es miembro del Tribunal Penal Internacional, solamente un pedido de investigación del Consejo de Seguridad podría asignarle jurisdicción aquí.

Vestido con traje negro y corbata dorada, Taylor mostró poca emoción cuando el presidente del jurado, George Gelaga King, leyó el fallo unánime del panel de seis jueces.

Anyah dijo que Taylor estaba muy decepcionado por el fallo que probablemente lo tendrá preso durante el resto de su vida, pero que "ha permanecido estoico y en calma".

No está claro dónde cumplirá su sentencia. Gran Bretaña ha ofrecido una celda, pero el tribunal también tiene acuerdos con Finlandia, Suecia y Ruanda para alojar prisioneros.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios