22 de Octubre de 2018

Mundo

Niños sin patria, otra cara de la guerra en Siria

De acuerdo con Unicef, miles de menores han nacido en calidad de 'huéspedes temporarios' de los países vecinos al conflicto bélico.

En Turquía se estima que hay unos 60 mil menores en calidad de huéspedes temporales del terrotoro turco. Otros están en Líbano y Jordania. (Ansa Latina)
En Turquía se estima que hay unos 60 mil menores en calidad de huéspedes temporales del terrotoro turco. Otros están en Líbano y Jordania. (Ansa Latina)
Compartir en Facebook Niños sin patria, otra cara de la guerra en SiriaCompartir en Twiiter Niños sin patria, otra cara de la guerra en Siria

Agencias
ESTAMBUL, Turquía. Ferman tiene casi un año y ninguna patria: si hubiera nacido antes de la guerra, sería probablemente un pequeño sirio de Kobane, la ciudad de mayoría kurda donde vivía su madre antes de refugiarse en Turquía.

Pero Ferman no tiene un país, como otros 100 mil niños nacidos de padres que huyen del conflicto en Siria. O tal vez más, porque este es sólo el número de los que están registrados.

Sólo en Turquía -revela un estudio realizado por la Universidad Hacettepe de Ankara junto con la Autoridad turca para Desastres y Emergencias (AFAD), son al menos 60 mil, informa Ansa Latina.

Otros 36 mil nacieron en el Líbano. Según los últimos datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), de los cuatro millones de sirios que escaparon a la guerra casi la mitad (1.8 millones) hallaron reparo en Turquía.

Para muchos de ellos, el único documento es el que certifica su presencia como "huésped temporario". Así los recién nacidos -76 cada día- tienen un presente de apátridas y un futuro lleno de incertidumbre. Un pueblo de gente sin patria que agrava el alerta por los menores refugiados, que según Unicef son más de la mitad del total.

Puertas abiertas

De un reporte elaborado con Save the Children surge que son cada vez más los que se ven obligados a trabajar, algunos desde los seis años: en Turquía son usados como zapateros o panaderos; en el Líbano recogen papas; en Jordania se los emplea en negocios y restaurantes.

Tras mantener en estos años una sustancial "política de puertas abiertas" en la frontera siria, gastando casi seis mil millones de dólares en acogida, Turquía teme ahora no poder seguir más.

Ya el mes pasado, cuando más de 20 mil personas huyeron de los enfrentamientos entre las milicias kurdas y el Estado Islámico en torno al paso de frontera de Tal Abyad, por unos días el paso les fue negado.

Graves enfrentamientos

Ahora el temor por una nueva llegada masiva por la intensificación del conflicto en la región de Aleppo sigue haciendo subir los temores.

Los yihadistas, aprovechando los bombardeos aéreos del régimen de Bashar al Assad, avanzaron hacia la frontera turco-siria, en las cercanías del paso de Karkemish-Jarabulus y Oncupinar-Azaz. El temor es que el agravamiento de los enfrentamientos cause nueva inestabilidad en una región donde aún viven alrededor de 3.5 millones de personas.

Si también cayera esta barrera -dijo un alto funcionario de Ankara al diario Hurriyet- Turquía no estaría en condiciones de gestionar una nueva ola de refugiados.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios