20 de Abril de 2018

Mundo

Dinero no suple solidaridad ni amor: Benedicto XVI

El pontífice pidió que las relaciones humanas, sobre todo las más importantes, sean impulsadas por la generosidad y el amor.

 El avión papal aterrizó el 23 de marzo de 2012 en el Aeropuerto Internacional de Guanajuato, con lo que inició la primera visita de Benedicto XVI a este país. (Archivo Notimex)
El avión papal aterrizó el 23 de marzo de 2012 en el Aeropuerto Internacional de Guanajuato, con lo que inició la primera visita de Benedicto XVI a este país. (Archivo Notimex)
Compartir en Facebook Dinero no suple solidaridad ni amor: Benedicto XVICompartir en Twiiter Dinero no suple solidaridad ni amor: Benedicto XVI

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa afirmó hoy que el dinero no puede reemplazar a la solidaridad de corazón y al compromiso de generosidad personal, al advertir que quien "no es capaz de donar un poco de sí mismo, da siempre muy poco".

Durante su catequesis semanal, que pronunció ante más de dos mil personas congregadas en el Aula Pablo VI del Vaticano, el pontífice pidió que las relaciones humanas, sobre todo las más importantes, sean impulsadas por la generosidad y el amor, según informa Notimex.

Sostuvo que quienes desean entrar verdaderamente en contacto con los demás deben pensar más allá del dinero y las cosas materiales.

El líder católico reflexionó sobre la figura de Jesús y explicó que, "haciéndose carne", Dios quiso convertirse en don para los hombres, se entregó por ellos y asumió su humanidad para donarle su divinidad.

Pero esa presencia divina se puede olvidar particularmente en el periodo navideño, un tiempo en el que "a veces se dedica mayor atención a los aspectos exteriores, a los colores de la fiesta, en lugar de estar atentos al corazón de la gran novedad cristiana que celebramos", dijo.

Por ello llamó a "recuperar el asombro ante el misterio, dejarse envolver por la magnitud de este acontecimiento: Dios recorrió como un hombre nuestros caminos, entrando en el tiempo del hombre y no lo hizo con el esplendor de un soberano, que con su poder somete al mundo, sino con la humildad de un niño".

"Dios no se detuvo en las palabras, sino que nos mostró cómo vivir, compartiendo nuestra propia experiencia, salvo en el pecado", indicó.

Se trata, ponderó, de una forma de actuar que debe impulsar a los creyentes a preguntarse sobre el "realismo" de la fe, que no debe limitarse a la esfera del sentimiento o de las emociones sino que debe entrar en el ámbito concreto de la existencia, "debe tocar nuestra vida de cada día y orientarla también de modo práctico".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios