13 de Noviembre de 2018

Mundo

El color lleva dignidad y alegría a barrio de hindú

Mediante el proyecto colombiano "La casa pintada", jóvenes indias colorean sus viviendas y aprenden una nueva herramienta de trabajo.

Arte precolombino transforma el gris de la pobreza en un colorido barrio, en India. (EFE)
Arte precolombino transforma el gris de la pobreza en un colorido barrio, en India. (EFE)
Compartir en Facebook El color lleva dignidad y alegría a barrio de hindúCompartir en Twiiter El color lleva dignidad y alegría a barrio de hindú

EFE
NUEVA DELHI, India.- El color da vida, alegría, eso es lo que piensa una pintora colombiana que lleva once años transformando grises fachadas de barrios marginales en arcoíris de entusiasmo; el último de ellos, en un suburbio de Nueva Delhi.

La artista Vicky Fadul llegó, armada con rodillos y pintura, hasta la periferia del barrio de moda de la capital india, Hauz Khas Village, donde un conjunto de casuchas de ladrillo y uralita la esperaban para someterse a su particular sesión de belleza.

Acompañándola, un ejército de niñas del lugar, reclutadas por la doctora y filántropa india, Josephine Kunnacherry, quien al frente de su ONG "Salud y educación familiares" (FHE, en sus siglas en inglés) trata de empoderar a la mujer.

"Desgraciadamente, en la India tenemos la mala costumbre de enviar sólo a los niños al colegio y a las niñas las dejamos en casa, por lo que hemos empezado un proyecto para mejorar la vida de la mujer y de las niñas",asegura esta exalumna de la Universidad de Navarra.

Según el Gobierno indio, en el gigante asiático hay más de tres millones de menores sin matricular en las escuelas -un alto porcentaje de ellos son niñas-, mientras que varias organizaciones independientes elevan ese número hasta los 8 millones.

Arte y trabajo

Además, como asegura Fadul, gracias al proyecto "La casa pintada" -impulsado por la embajada de Colombia en la India-, las jóvenes aprenderán una "nueva herramienta de trabajo (...) basada en la técnica de los rodillos precolombinos".

"Esa técnica consiste en abstraer y sintetizar una imagen complicada de la naturaleza y recrearla de una manera sencilla", explica la artista, que enseñó a las niñas a modelar un diseño en el rodillo para luego plasmarlo en la pared u otras superficies.

Como las "flores" que va a pintar la pequeña Rekha Kumari, de 10 años, que acaba de regresar de la escuela y aún no ha tenido tiempo de ponerse ropa de trabajo para practicar lo aprendido junto a sus compañeras en una pared del barrio.

Una de las mayores, Puja Choudry, de 19 años y una de las alumnas avanzadas del taller, se muestra entusiasmada por haber aprendido a "mezclar nuevos colores y a hacer diseños", y asegura que aunque no es del barrio, está deseando pintar su casa con la pintura sobrante.

Resultados visibles

El proceso es muy sencillo: primero las niñas pintan la fachada de la vivienda de un color muy vivo -han triunfado el azul, verde y el amarillo- y después plasman, según el gusto de la pintora, mariposas, corazones o pájaros, al paso multiplicador del rodillo.

La doctora Kunnacherry señala que al principio tuvieron problemas para convencer a los vecinos de que dieran el visto bueno al proyecto, debido a que "desconfían" ante cualquier tipo de ayuda, al estar acostumbrados a que nadie se acuerde de ellos.

Sin embargo, sabía que con el paso de los días la percepción cambiaría, y ahora los habitantes de la zona sueñan, como dice el jardinero Ganga Ram,en que el embellecimiento de la zona les dé acceso a una porción de la prosperidad que envuelve a su vecino.

En la India, el rápido crecimiento que ha vivido el país en la última década ha repercutido poco en sus 1,210 millones de habitantes, donde, según datos oficiales, un 80% vive con menos de dos dólares al día y de ellos, un 22% con menos de 50 céntimos.

Allí, en los restaurantes situados a unos pocos metros, el precio de una cerveza puede alcanzar los cinco dólares, mientras que los habitantes de esa zona marginal pueden invertir cerca del 60 % de sus salarios en el alquiler de sus diminutas viviendas, según FHE.

Algunos, como el electricista Ram Chandra o la verdulera Nehja, están "encantados" por la "dignidad" que el color llevará a sus casas, mientras que los más humildes deberán esperar, pues la pintura no acepta las paredes de cartón y lona de sus palapas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios