21 de Abril de 2019

Mundo

Constructores de Stonhenge podrían venir ¡de Turquía!

Análisis revela que los habitantes de la zona eran distintos al resto de las islas británicas.

Los investigadores descubrieron que el ADN de los primeros agricultores británicos se parecía al de otros humanos del Neolítico. (Pxhere)
Los investigadores descubrieron que el ADN de los primeros agricultores británicos se parecía al de otros humanos del Neolítico. (Pxhere)
Compartir en Facebook Constructores de Stonhenge podrían venir ¡de Turquía!Compartir en Twiiter Constructores de Stonhenge podrían venir ¡de Turquía!

Agencia
LONDRES, Reino Unido.- La milenaria construcción de Stonehenge lleva años generando teorías entre los investigadores que ven en la colocación de estas enormes piedras todo tipo de enigmas.

Hace algunos meses se publicaba un nuevo estudio que afirmaba que para construir este monumento se había utilizado el teorema de Pitágoras… pese a que el filósofo y matemático griego no nacería hasta 2.000 años después.

De acuerdo con información de El Confidencial, un estudio de ADN sobre los restos humanos encontrados en la zona ha permitido saber que el origen de los habitantes de Stonhenge está en lo que hoy en día es Turquía y que salieron de allí para cruzar el Mediterráneo aproximadamente en el año 6.000 antes de Cristo. Y el camino les llevó hasta la península ibérica, dejando huella a su paso.

Fue este grupo de hombres y mujeres del Neolítico quien introdujo la ganadería en Europa durante su viaje desde la zona de Anatolia. Tras establecerse temporalmente en lo que hoy conocemos como España, se dirigió hacia el norte, llegando a las islas británicas sobre el año 4.000 antes de Cristo. Eso es, aproximadamente, un milenio antes de que comenzara la construcción de Stonehenge.

Los análisis de los restos encontrados en esta megalítica construcción se han comparado con otros restos humanos pertenecientes al mismo periodo para encontrar su origen. Así se ha sabido que el grupo que salió de Turquía se dividió en dos: uno cruzó el Danubio hacia Europa central y otro se dirigió de isla en isla por el Mediterráneo hasta las costas españolas.

En el estudio, que ha sido publicado en la revista científica Nature, los investigadores descubrieron que el ADN de los primeros agricultores británicos se parecía al de otros humanos del Neolítico que vivían en Iberia, lo que hoy es España y Portugal. Desde allí cruzaron Francia y entraron en el Reino Unido a través de Gales o del sur de Inglaterra.

Y aunque las islas británicas estaban pobladas entonces por pequeños grupos de cazadores, los análisis de ADN demuestran que no se llegaron a mezclar con los nuevos habitantes procedentes de España y del Mediterráneo.

Unos 1.500 años después de su llegada al Reino Unido llega el final del periodo Neolítico, sobre el año 2.500 antes de Cristo, y los descendientes de aquellos primeros granjeros desaparecen y son reemplazados por una nueva población que llegó desde la Europa continental. De esa manera, Gran Bretaña vivió dos enormes cambios genéticos en su población en apenas dos mil años.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name