23 de Enero de 2018

Mundo

Encuentran símbolo nazi grabado en violín de un judío

Un coleccionista no daba crédito cuando al abrir el instrumento para restaurarlo encontró la esvástica y la leyenda "Hell Hitler".

Amnon Weistein, coleccionista de violines de la época de la Shoah, muestra la cruz en el instrumento. (welt.de)
Amnon Weistein, coleccionista de violines de la época de la Shoah, muestra la cruz en el instrumento. (welt.de)
Compartir en Facebook Encuentran símbolo nazi grabado en violín de un judíoCompartir en Twiiter Encuentran símbolo nazi grabado en violín de un judío

Agencias
TEL AVIV, Israel.- Un luthier de Tel Aviv descubrió en un violín que perteneciera a un judío ortodoxo un secreto oculto durante años, una cruz esvástica grabada con fuerza en la caja interna junto a la leyenda "Heil Hitler", además de las iniciales de un nombre y un apellido y el año 1936, según publica el sitio web ansa.it.

Amnon Weistein, coleccionista de violines de la época de la Shoah, no daba crédito a sus ojos cuando abrió el instrumento para restaurarlo.

A pocos días del Yom Ha Shoah -que recuerda en Israel de modo solemne el exterminio judío a manos de los nazis- el hecho dejó consternado a Weinstein, a quien le hicieron falta varios días para "tranquilizarse".

El violín le había sido enviado desde Washington por otro luthier, que conociendo su pasión de coleccionista lo había comprado a su vez a un judío ortodoxo.

"He visto muchas cosas en los violines -contó a la prensa- pero nunca nada semejante". La esvástica fue impresa con gran fuerza y un grafólogo consultado por Weinstein confirmó que el grabado fue realizado por una persona "muy agresiva".

El luthier, que aún está reconstruyendo el caso, sugirió sin embargo una teoría de cómo fueron los hechos. En 1936 -como indica la fecha, el año de los Juegos Olímpicos de Munich con Hitler en el poder y un creciente antisemitismo de Estado- un violinista judío lleva el instrumento a reparar.

En el taller, alguien -que Weinstein piensa, por su experiencia, que no fue el dueño sino un ayudante- abre el violín y graba en la caja interna la esvástica y el resto, como testimonio de su odio.

"Durante años -agregó el luthier- el músico judío debe de haber tocado el violín con esa inscripción que no se puede ver desde afuera". Weinstein dijo que no restaurará el instrumento: "Quedará como símbolo de vergüenza para los alemanes".

El violín, sin duda, tampoco formará parte de los instrumentos de un concierto que se realizará en Munich en las próximas semanas, y en el que participará Weinstein con ocho instrumentos de época.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios