25 de Septiembre de 2018

Mundo

Una reina de belleza va al frente de guerra de Irak

A pesar de que Fink Mohammed lo tenía todo en Suiza, quiso regresar a su país, que está en medio de la guerra, para apoyar a los soldados.

Fink Mohammed es kurda al igual que otros 30 millones de personas, pero es apenas la segunda Miss Kurdistán de la historia de su pueblo, del que lucha, desde su propia trinchera, por la independencia. (NTX)
Fink Mohammed es kurda al igual que otros 30 millones de personas, pero es apenas la segunda Miss Kurdistán de la historia de su pueblo, del que lucha, desde su propia trinchera, por la independencia. (NTX)
Compartir en Facebook Una reina de belleza va al frente de guerra de IrakCompartir en Twiiter Una reina de belleza va al frente de guerra de Irak

Luca Pistone/Notimex
ERBIL, Kurdistán Iraquí.- Fink Mohammed es una preciosa chica kurda de veinticinco años, tan hermosa que en 2013 fue elegida Miss Kurdistán, pero ella no quería ganar el concurso tan sólo por el hecho de ser la más bella: quería 'combatir' en el frente de guerra, pero sin disparar una bala.

Para ella compromiso social y político van de la mano. De hecho, considera el don que ha recibido como un medio para seguir a su manera la batalla de su familia y de todo un pueblo para convertir el Kurdistán en un verdadero estado independiente, libre y democrático.

-Ha vivido y se ha graduado en el extranjero. ¿Por qué decidió regresar al Kurdistán?

Viví durante varios años con mi familia en Suiza, donde encontramos un lugar seguro y lejos de la persecución de la dictadura de Saddam Hussein. Me gradué en Ginebra en literatura francesa.

Me llegaron varias ofertas de trabajo, pero echaba demasiado de menos mi país y por eso decidí volver. La vida aquí me gusta mucho, me encanta; a pesar de que estamos en un país en guerra, nosotros no estamos preocupados.

Tenemos a los peshmerga (el Ejército kurdo), que nos protegen. Gracias a Dios están ellos, que nos defienden día y noche.

-¿Por eso fue a apoyarles en el frente?

Fui a ver a los soldados en el frente porque eso es lo que deberíamos hacer todos como ciudadanos kurdos. El Kurdistán es mi país, mis raíces, las de mi familia y mis antepasados.

Con Saddam la vida para nosotros era dura, sufrimos mucho, pero aunque estábamos bajo el control del régimen siempre luchamos para conseguir la libertad. Quiero ayudar realmente a los peshmerga, vengo de una familia de combatientes. En la guerra perdí a mi padre, a mi hermano, a mis primos y a mi tío. Ahora quiero seguir luchando, de manera pacífica, por lo que mi padre ha hecho por este país.

-¿Cómo se decidió a presentarse a Miss Kurdistán?

En 2013, cuando regresé después de la graduación, era la segunda vez que lo organizaban. Vi que había sido un gran éxito y decidí participar. Era un pequeño sueño que tenía y me dije a mí misma que tenía que hacerlo realidad.

En este último año, en el papel de Miss, quería aprovechar mi visibilidad para atraer la atención sobre la cuestión de los refugiados sirios y especialmente de los niños. He participado en varios proyectos para que siguiesen escolarizados.

Les proporcionamos material escolar y en Navidad les organicé una gran fiesta con música, comida y regalos. Sé que no es mucho pero quería, al menos por un día, que se olvidasen de su condición de refugiados y del tedio y la miseria de los campamentos.

También me he preocupado por los huérfanos, y para el Día Internacional de la Infancia distribuí un folleto para enseñar a los más pequeños a respetar a los animales.

-En pocas palabras, está comprometida socialmente, no es sólo una cara bonita.

Por supuesto, todos los kurdos estamos involucrados en temas políticos y sociales. Aquí no es como en Europa o en otras partes del mundo donde ciertos derechos, conseguidos hace tiempo, se dan por sentados. Creo que es bueno dedicarse a los demás, especialmente en un país como este, donde la solidaridad debe ser nuestro leitmotiv.

-¿Y las mujeres? ¿Cuál es su situación?

Yo no puedo hablar por todo Irak, por supuesto, pero puedo decir que la situación de las mujeres aquí en el Kurdistán es buena: somos libres, tenemos muchas oportunidades para convertirnos en lo que queremos.

Sin embargo, depende mucho de la familia de la que provengas: hay familias musulmanas conservadoras y otras liberales, y lo mismo pasa con los cristianos. Este país ahora tiene una Miss, algo que hasta hace no mucho tiempo era impensable.

Hoy en día las mujeres pueden hacer lo que quieran, incluso llegar a ser presidentas de la República. A las mujeres del Kurdistán les digo que luchen para que sus sueños se hagan realidad.

-En Iraq la coexistencia religiosa hoy parece ser el problema número uno...

Aquí no hacemos diferencias entre suníes, chiíes y cristianos. Dejamos que cada uno sea libre de profesar su religión en el respeto mutuo. Yo, por mi parte, soy musulmana pero vivo con mi hermana aquí en Ankawa, en el barrio cristiano de Erbil. Nunca he notado ninguna diferencia entre ellos y yo. En primer lugar, somos kurdos, hijos del Kurdistán. Sé que en el resto de Irak es distinto, pero aquí es así. Yo no me pongo el velo pero mantengo igual mi identidad, me considero una buena musulmana.

-¿Qué proyectos tiene para el futuro?

He recibido propuestas para hacer de actriz de telenovelas, pero siempre las he rechazado. Soy muy honesta en lo que hago: no sé actuar y, sinceramente, no es lo que quiero. Preferiría tener un programa de televisión. Algo cultural, para explicar el Kurdistán a otros países y para darlo a conocer al mundo. Tenemos que abrirnos a otras culturas, y no sólo por las inversiones.

-¿Cuál es su mayor sueño?

La independencia, y sé que llegará. Es sólo cuestión de tiempo.

Contexto
  • El Kurdistán iraquí tiene ya una prolongada existencia política como región autónoma dentro de Irak, antes incluso de la caída del régimen de Saddam Hussein como resultado de la invasión estadounidense.
  • Estados Unidos y sus principales aliados en la primera guerra del Golfo crearon una zona de exclusión de vuelos a partir del paralelo 36 destinada, principalmente, a proteger a la población kurda, que había sufrido dos ataques genocidas con armas químicas, ambos con decenas de millares de víctimas civiles, por parte del régimen baazista; el primero en 1988 durante la guerra de Irán con Irak y el segundo en 1991 al término de la guerra de Kuwait.
  • El maltrato proporcionado por Hussein a los kurdos contribuyó así a la creación de una administración autónoma, casi independiente en la práctica, primero en 1992 de hecho y a partir de 2003 con el nuevo Irak con la intervención de Estados Unidos.
  • Hace apenas 3 días, el Parlamento iraquí escogió al kurdo Fuad Masum como presidente de Irak, un paso importante para la formación de un nuevo gobierno 
El dato
  • Los kurdos son unos 30 millones de personas, repartidas entre Turquía, Irán, Irak y Siria, que hablan dos distintos dialectos.
  • Son un pueblo de las montañas y altiplanos en la confluencia entre estos cuatro países de Oriente, cuyo territorio solo empezó a delimitarse en el momento en que se especuló, aunque luego quedó en nada, con la creación de algún tipo de entidad territorial o incluso Estado independiente como resultado de la partición del imperio otomano, en la Conferencia de París de 1919, y las subsiguientes conferencias de paz (Sèvres y San Remo), en las que se remodeló el orden internacional tras la derrota de los imperios centrales en la Primera Guerra Mundial, de acuerdo con David McDowall en su libro A Modern History of the Kurds (historia moderna de los kurdos).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios