18 de Septiembre de 2018

Mundo

Escándalo en la Iglesia Mormona por fraude y conspiración

Once líderes de dicho credo fueron detenidos por irregularidades en un programa de ayuda para personas pobres.

Líderes de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días fueron detenidos por cargos de fraude y conspiración. Esta iglesia, rama de los mormones, es conocida por la práctica de la poligama. (trenthead.com)
Líderes de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días fueron detenidos por cargos de fraude y conspiración. Esta iglesia, rama de los mormones, es conocida por la práctica de la poligama. (trenthead.com)
Compartir en Facebook Escándalo en la Iglesia Mormona por fraude y conspiraciónCompartir en Twiiter Escándalo en la Iglesia Mormona por fraude y conspiración

Agencias
DALLAS, Texas.- Autoridades federales estadolunidenses en Salt Lake City, Utah, acusaron de fraude a 11 líderes y miembros de la Iglesia Fundamentalista de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (FDLS), considerada la mayor secta polígama del país.

Las acusaciones y los arrestos de varios de los implicados, ocurridos este martes, constituyen el caso más grave en años en contra de la secta, que tiene comunidades en el sur de Utah y el norte de Arizona.

La FDLS es una rama disidente de la Iglesia Mormona que fue expulsada por continuar ejerciendo la poligamia, y se estima que tiene entre ocho y 10 mil miembros, informa Notimex.

La Oficina del Procurador Federal en Utah informó este martes que los 11 miembros de la FDLS fueron acusados de conspirar para cometer fraude en el Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP) y de fraude y conspiración para cometer lavado de dinero.

Entre los detenidos se encuentra Lyle Steed Jeffs, de 56 años, quien ha estado dirigiendo la secta en sustitución de su hermano Warren Jeffs, el presidente y profeta, que fue sentenciado a cadena perpetua por delitos relacionados con el abuso sexual de niñas.

También fue acusado Seth Jeffs, de 42 años, hermano de Lyle y Warren Jeffs.

“Esta acusación no se trata de religión. Esta acusación se trata de fraude”, afirmó el procurador federal John W. Huber, al anunciar los cargos este martes.

Huber indicó que fue acusado “un sofisticado grupo de individuos que operan en la comunidad Hildale (Utah) y Colorado City (Arizona) y que conspiraron para defraudar a un programa destinado a ayudar a las personas y familias de bajos ingresos para comprar alimentos”.

Las órdenes de detención fueron ejecutados la mañana de este martes en Salt Lake City, en Hildale, Utah, y Colorado City, Arizona, así como en el condado de Custer, Dakota del Sur.

Conspiración

El SNAP es un programa operado por el Servicio de Alimentos y Nutrición del Departamento de Agricultura de Estados Unidos para proporcionar asistencia a personas y familias de bajos ingresos a fin de que puedan comprar productos alimenticios.

La acusación argumenta que desde 2011, los líderes de la secta, incluyendo a Lyle Jeffs, instituyeron la denominada “Orden Unida” en las filas de la Iglesia.

Los adherentes a la “Orden Unida” deben donar todos sus bienes materiales a la FLDS Storehouse, un centro comunitario encargado de recaudar y administrar los productos básicos a la comunidad.

La política de la “Orden Unida” también establece que los socios deben obtener sus productos alimenticios y de uso doméstico exclusivamente a través de la FLDS Storehouse, según la acusación.

La acusación sostiene que los implicados se involucraron en una serie de actos como parte de una conspiración para defraudar al programa SNAP al desviar los ingresos de los beneficiarios hacia los líderes de la Iglesia FLDS, para su uso y con fines no autorizados.

Castigo potencial

Los líderes de la iglesia, incluyendo Lyle y Seth Jeffs, John Wayman y Kimball Barlow, llevaron a cabo reuniones en las que difundieron protocolos para el manejo del FDLS Storehouse, que constituían en realidad métodos para desviar ilegalmente los beneficios de SNAP.

Además de elaborar instrucciones sobre cómo evitar la sospecha y detección por parte del gobierno, de acuerdo con la acusación.

Asimismo, los implicados fueron acusados de conspirar para ocultar y disfrazar la naturaleza, ubicación, fuente, propiedad y control de los activos de una actividad ilícita especificada al realizar o intentar realizar transacciones financieras, incurriendo en lavado de dinero.

Las autoridades federales informaron que el castigo potencial por el delito de conspiración es de cinco años de prisión, mientras que en el caso del lavado de dinero se puede imponer una pena de hasta 20 años de cárcel.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios