Europa y EEUU son los epicentros de la pandemia; China va de salida

Incrementan las medidas de aislamiento mientras China cierra hospitales emergentes.
|
Poco a poco, la vida en China empieza a retornar a lo cotidiano. (Foto: AP).
Poco a poco, la vida en China empieza a retornar a lo cotidiano. (Foto: AP).

Beijing.- Mientras el resto del mundo se movilizaba para luchar contra la pandemia de coronavirus que seguía expandiéndose por todo el planeta, China continuó aliviando las medidas de aislamiento en su región más afectada, donde el número de nuevos casos descendió notablemente.

El virus, que se detectó por primera vez en diciembre en una provincia del centro de China, se propagó exponencialmente en las últimas semanas por Oriente Medio, Europa y América del Norte, lo que llevó al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a declarar el estado de emergencia en el país el viernes.

Con la esperanza de una rápida contención, en los últimos días docenas de países han impuesto medidas cada vez más estrictas: desde el cierre de fronteras o la suspensión de las clases para decenas de millones de niños, a ordenar el cierre de decenas de miles de comercios.

Las medidas implantadas en todo el mundo replican las adoptadas por China, que en enero tomó la inédita decisión de suspender las conexiones con varias ciudades con una población total de más de 60 millones de personas, en las que se incluía el epicentro del brote, Wuhan, la capital de la provincia de Hubei.

La propagación del COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, en el país se ha ralentizado drásticamente, según la Comisión Nacional de Salud china. En lugar de los miles de nuevos pacientes reportados a diario por la comisión durante el último mes, el sábado dijo que se registraron apenas 13 nuevos muertos y 11 contagios, entre los que había personas que llegaron a China procedentes de otros países afectados como Italia. Más de 65 mil personas se han recuperado ya de la enfermedad en China.

También te puede interesar: Ya hay 53 casos de coronavirus en México

El gobierno de Hubei redujo su nivel de alerta sanitaria para todos los condados de la provincia a excepción de Wuhan, que es la única ciudad que sigue en “riesgo alto”. Varios municipios de la región están reanudando gradualmente el transporte público y reabriendo negocios.

El descenso de los brotes en Asia contrasta con el aumento de los contagios en otras partes del mundo.

En Estados Unidos, Donald Trump dijo que la declaración del estado de emergencia libera hasta 50 mil millones de dólares para que los gobiernos locales y estatales respondan a la crisis. Además, el decreto permite que la Secretaría de Salud y Servicios Humanos renuncie a regulaciones federales para dar a médicos y hospitales “flexibilidad” para tratar a los pacientes.

Los casos superaron los 1,700 en Estados Unidos, donde miles de escuelas cerraron, conciertos y eventos deportivos fueron cancelados e incluso los teatros de Broadway bajaron el telón.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que Europa es ahora el “epicentro de la pandemia”.

En las tres semanas desde que identificó su primer foco de infección, Italia alcanzó un total de 25 mil casos confirmados con casi 2 mil decesos. El gobierno ordenó una cuarentena sin precedentes que incluye el cierre de tiendas y restricciones al movimiento de las personas.

Las nuevas infecciones también subieron notablemente en España, y el gobierno decretó el aislamiento obligatorio para los 60 mil habitantes de cuatro localidades catalanas desde el viernes. En Madrid, que tiene casi 2 mil pacientes de COVID-19, muchos en residencias de ancianos, las autoridades unificaban las unidades de cuidados intensivos de hospitales públicos y privados y estudiaban el ofrecimiento de cadenas hoteleras para acoger a enfermos en sus habitaciones. Los bares, restaurantes y tiendas no esenciales estaban cerradas desde el sábado en Madrid, donde se concentran alrededor de la mitad de los contagios, y en Cataluña, en el noreste del país.

En apenas 24 horas, el número de casos confirmados se disparó también en otros lugares: Francia registró 800 más para superar los 3.600; Gran Bretaña pasó de 590 a 798 y el estado de Nueva York registró un incremento del 30% hasta 421.