Fin de los zapatos rojos del Papa

El calzado es obra del zapatero artesanal Adriano Stefanelli, que tiene un local en Novara, Lombardía.

|
Los mocasines rojos del papa Benedicto XVI no se verán más en público. (Agencias)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Agencias
ROMA, Italia.- Los mocasines rojos del Papa Benedicto XVI, que tanta polémica y repercusión causaron, no se verán más en público y posiblemente deje de usarlos, tras su retiro el 28 de febrero próximo.

Cuando usó esos zapatos la revista estadounidense Esquire escribió que "vestía el accesorio del año".

La pieza de cuero es obra del zapatero artesanal Adriano Stefanelli, de 62 años, que posee un local en Novara, Lombardía, según publica el sitio web ansa.it.

"Todo comenzó cuando durante un Via Crucis, donde el papa Juan Pablo II tuvo un desmayo en televisión en vivo, y entonces me pidió qué podría hacer para aliviar sus sufrimientos. Decidí regalarle un par de zapatos y el Vaticano me pidió continuar la colaboración con Benedicto XVI", contó el zapatero.

En total, son cinco los pares realizados para Joseph Ratzinger. "La última entrega tuvo lugar en agosto de 2012 en la residencia de Castel Gandolfo y para mí fue una emoción especial. Como especial fue cuando Juan Pablo II me dijo: 'tuve que convertirme en Papa para tener unos zapatos tan bellos'", agregó.

Entre otras personalidades que han usado sus zapatos se encuentran Luca Cordero di Montezemolo (de Ferrari), George Bush, Barack Obama y su esposa Michelle, de quien recibió una carta de agradecimiento.

Un par de sus zapatos están expuestos en el Museo Internacional de la Radio de Tuglie, en Lecce, su ciudad natal.

Cargando siguiente noticia