Galopante corrupción en Panamá

Autoridades se niegan a imputar, pero sí pueden vender bienes.

|
El Ministerio de Economía y Finanzas, no sacó del catálogo de remate de bienes los vehículos del empresario.
El Ministerio de Economía y Finanzas, no sacó del catálogo de remate de bienes los vehículos del empresario.

PANAMÁ- El caso del empresario mexicano afectado ilegalmente por las autoridades panameñas, sigue sumando ilegalidades y violaciones evidentes a sus derechos humanos. Esto es porque sin haber imputacion, cargos o pruebas de manera ilegal y siendo un crimen, el Ministerio de Economia y Finanzas de Panamá, que, bajo el cargo de Héctor Alexander, así como los fiscales Marcos Mosquera de la Guardia e Isis Soto, determinaron vender los carros de lujo del empresario.

“El artículo 47 de la Constitución Política de la República de Panamá garantiza el derecho a la propiedad privada. En este caso, el despojo que intenta hacer el Ministerio de Economía y Finanzas respecto de los vehículos del empresario mexicano, es escandalosamente violatorio de la citada garantía constitucional”, declaró el representante legal, Javier Quintero.

Por su parte, la defensa del empresario señaló que a pesar de la explicación que realizaron a los funcionarios del Ministerio de Economía y Finanzas, no sacaron del catálogo de remate de bienes los vehículos del inversionista.

Salvador Padilla, otro de los abogados declara: “Lo anterior sin necesidad de educación jurídica alguna, es una violación al derecho de propiedad del empresario, pues si no hay sentencia que adjudique bienes al Estado, es imposible que se venda un bien mueble ajeno cómo lo son los vehículos”.

Adicional a esta situación, ya en meses pasados se confirmó que el dinero en cuentas de Scotiabank Panamá pertenecientes al empresario por un monto de más de $7.2 millones de dólares, fue removido ilegalmente a una cuenta protegida por el Ministerio de Economía y Finanzas en el Banco de Panamá, cuenta 100051811729, la cual fue autorizada por Kenia Porcell, en donde ellos están recibiendo los intereses mensuales de 5 por ciento, alrededor de $35 mil dólares.

Por su parte el empresario declara: “Primero se llevaron mis coches de mi casa sin haber una imputacion sin cargos o pruebas. Todo fue disfrazado, como si se tratara de una incautación, pero descubrimos que están vendiendo mis bienes. Este es un grave crimen en proceso y este otro delito que cometieron estos fiscales, sólo fortalece nuestras denuncias ante las Cortes Internacionales y Derechos Humanos”, enfatizó.

En suma, los fiscales de Panamá  y el Ministerio de Economía y Finanzas, siguen cometiendo atropellos en contra de empresarios e inversionistas, lo que ahuyenta el capital privado.