22 de Septiembre de 2018

Mundo

Tragedia los deja sin padres, ahora están más unidos que nunca

'No importa que hubiéramos perdido todo, siempre y cuando pudiéramos tener a nuestros papás', dice la mayor de los hermanos, de 15 años.

Shylyny Therese Negru, de 15 años, abraza a su hermanito de 3, Rainier Aaron. Los niños son algunos de los miles que perdieron a sus padres en el Tifón Haiyan en Filipinas. (Agencias)
Shylyny Therese Negru, de 15 años, abraza a su hermanito de 3, Rainier Aaron. Los niños son algunos de los miles que perdieron a sus padres en el Tifón Haiyan en Filipinas. (Agencias)
Compartir en Facebook Tragedia los deja sin padres, ahora están más unidos que nuncaCompartir en Twiiter Tragedia los deja sin padres, ahora están más unidos que nunca

Agencias
TACLOBAN, Filipinas.- La adolescente de cabello rebelde en una cola de caballo se enjuga las lágrimas mientras sostiene a su inquieto hermano de tres años, que se aferra a ella y solloza de vez en cuando. Ambos han sido inseparables desde que perdieron a sus padres durante el tifón Haiyan, según informa The Associated Press.

"Las aguas eran muy fuertes. También el viento y la lluvia", dijo Shylyny Therese Negru, de 15 años. "Nuestro hogar se quebró en dos".

Ella y sus tres hermanos sobrevivientes, de tres, seis y 12 años, están entre el número indeterminado de niños del este de Filipinas que perdieron a sus padres en la poderosa tormenta del 8 de noviembre. Zafrin Chowdry, una portavoz de Unicef, dijo que la agencia ha estado ayudando para rastrear a familiares de los niños afectados y contactarlos con sus parientes.

El saldo de muertos de Haiyan, uno de los tifones más fuertes que haya sido registrado, aumentó a 5,560 y hay otras 1,757 personas desaparecidas, informaron el jueves las autoridades. La ONU indicó que al menos 14 millones de personas resultaron afectadas, entre ellas 1.8 millones de menores desplazados.

"En un momento estaba mirando a mi madre y me voltee, cuando volví a mirar ya no estaba ", recuerda Shylyny sollozando

La tormenta arrasó casi por completo el vecindario a la orilla del mar donde vivía la familia de Shylyny en Tacloban, una ciudad costera devastada por el tifón. Ella y sus hermanos viven ahora con la tía de su madre en Burauen, un poblado agrícola aproximadamente a 40 kilómetros (25 millas) de Tacloban. Algunos amigos les regalaron ropa.

"No importa que hubiéramos perdido todo, siempre y cuando pudiéramos tener a nuestros padres", dijo Shylyny, estudiante de secundaria que sueña con ser contadora o periodista. La menor acepta que sus padres están muertos y ahora sólo desea encontrar sus cadáveres y el cuerpo de un hermano que tampoco sobrevivió.

Shylyny dijo que subió al techo de la casa de dos pisos de la familia cuando el nivel del agua subió repentinamente. Ella y sus hermanos se aferraron a lo que estuviera a la mano para sobrevivir.

Su hermano Richard Chris Negru, de 12 años, tomó la mano de su madre, pero la mujer no podía moverse porque las piernas quedaron atrapadas bajo los escombros.

El niño asegura que la madre le dijo que cuidara a sus hermanos menores y fuera un buen chico. Luego se soltó y las aguas la arrastraron.

El padre logró subir al techo a dos de los niños más pequeños, pero desapareció también en las aguas poco después. Richard Chris tomó a sus dos hermanos y todos lograron subirse al techo de una vivienda vecina.

Shylyny trató de salvar a su hermano de 10 años, Richard Lawrence Dacuno, que sufría discapacidad mental. Ella lo sostuvo mientras el nivel del agua aumentaba, pero luego fue golpeada por escombros y lo soltó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios