20 de Julio de 2018

Mundo

Abuela ata a su nieto discapacitado a un tubo para ir a trabajar

Lukhan Kale, sordumudo y con parálisis cerebral, es sólo una 'muestra' de las malas condiciones en las que viven las personas con discapacidad.

Sakhubai Kale, una 'sin techo' (indigente), de 66 años, y su nieto Lukhan, de 9 años, recibieron ayuda, tras publicarse la historia en los medios de India. (actualidad.rt.com)
Sakhubai Kale, una 'sin techo' (indigente), de 66 años, y su nieto Lukhan, de 9 años, recibieron ayuda, tras publicarse la historia en los medios de India. (actualidad.rt.com)
Compartir en Facebook Abuela ata a su nieto discapacitado a un tubo para ir a trabajarCompartir en Twiiter Abuela ata a su nieto discapacitado a un tubo para ir a trabajar

Agencias
BOMBAY, India.- La imagen de un niño indio de nueve años atado del tobillo a una parada de autobús, ignorada por los peatones, apareció en los medios locales y puso de manifiesto las lamentables condiciones de los niños discapacitados en el país.

Lakhan Kale es sordomudo y sufre de parálisis cerebral y epilepsia, por lo que su abuela, quien se encarga de cuidarlo, lo ata todos los días a un tubo de la parada para mantenerlo controlado mientras se va a trabajar: vendiendo juguetes y guirnaldas en las calles de Bombay, informa The Daily Mail. 

"¿Qué más puedo hacer? No puede hablar, así que ¿cómo va a decirle a alguien que está perdido?", reclama Sakhubai Kale una 'sin techo' (indigente) de 66 años.

Por la noche, la mujer, antes de dormir en una acera, lo ata a su propia pierna para evitar que el menor pueda despegarse de ella. Según la anciana, el padre de Lakhan murió hace varios años y su madre abandonó la familia.

Una fotografía del niño atado apareció en un periódico local la semana pasada, lo que generó preocupación entre las organizaciones benéficas y la Policía.

"Yo soy una mujer soltera, de edad. Nadie me prestaba atención hasta que en el periódico salió el informe", confesó Kale.  

Los activistas señalan que la difícil situación de Lakhan no es de sorprender, dado que en el país numerosas personas con discapacidad se enfrentan a diario a la discriminación y no cuentan con ningún tipo de ayuda.  

Luego de la publicación de la historia, el trabajador social Meena Mutha logró obtener para Lakhan una plaza en una de las pocas casas estatales de India especializada en cuidar a los niños discapacitados indigentes y necesitados.  

Un fideicomisario de la Fundación Manav, por su parte, alerta que hay una gran necesidad de que el Gobierno indio cumpla su responsabilidad social de dotar a los centros residenciales para niños como Lakhan, que actualmente no tienen ni infraestructura ni personal.

(Con información de actualidad.rt.com)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios