Ordenan en Irak liberar a manifestantes antigubernamentales

Los tribunales deberán acatar una orden del poder judicial, una de las primeras medidas que adopta el nuevo gobierno.

|
Protestas contra el gobierno cerca del puente Jumhuriyah que conduce a la zona verde, donde hay oficinas del gobierno en Bagdad, Irak. (AP Foto/Hadi Mizban)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Bagdad.- El poder judicial iraquí ordenó el domingo a los tribunales liberar a los manifestantes antigubernamentales, acatando una de las primeras decisiones del nuevo primer ministro, mientras decenas de personas quemaron neumáticos durante varias protestas contra el nuevo gobierno.

Además, el primer ministro Mustafa al-Kadhimi promovió a un general muy respetado que desempeñó un papel clave en la campaña militar contra el Estado Islámico, para dirigir las operaciones contra el terrorismo. El exlíder Adel Abdul-Mahdi degradó sin justificación al general, lo que provocó indignación y desató protestas populares en el norte de Irak y Bagdad en octubre.

El Consejo Judicial Supremo dijo en un comunicado que ordenó la liberación de los manifestantes detenidos desde que estallaron las manifestaciones, en línea con la petición del nuevo primer ministro.

El consejo liberó a los detenidos con base en el artículo 38 de la Constitución que garantiza el derecho a protestar, “siempre que no vaya acompañado de un acto contrario a la ley”, dijo el comunicado.

También te puede interesar: Primer ministro británico alista cambios a las medidas de confinamiento

En una conferencia de prensa el sábado por la noche después de su primera reunión de gabinete como primer ministro, Al-Kadhimi dijo que los manifestantes deberían estar protegidos y que todos deberían ser liberados, excepto aquellos involucrados en la violencia.

Las protestas comenzaron en Bagdad y en todo el sur del país el 1 de octubre, cuando frustrados iraquíes salieron a las calles para denunciar la corrupción gubernamental desenfrenada, el desempleo y los servicios deficientes. Grupos de derechos humanos dicen que al menos 600 personas murieron en los siguientes tres meses a manos de las fuerzas de seguridad, quienes dispararon y utilizaron gases lacrimógenos para dispersar a las multitudes.

Cargando siguiente noticia