Japón levanta por completo el estado de emergencia

Datos recientes apunten a que la tasa de infección ha bajado lo suficiente para la reanudación de actividades.

|
Clientes manteniendo distancia entre ellas mientras esperan en fila para pagar en una sección de alimentación de los grandes almacenes Matsuya Ginza, que reabría parcialmente el lunes, 25 de mayo de 2020, en Tokio. (AP Foto/Eugene Hoshiko)
Clientes manteniendo distancia entre ellas mientras esperan en fila para pagar en una sección de alimentación de los grandes almacenes Matsuya Ginza, que reabría parcialmente el lunes, 25 de mayo de 2020, en Tokio. (AP Foto/Eugene Hoshiko)

TOKIO.- El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, levantó el lunes el estado de emergencia en Tokio y otras cuatro zonas donde aún estaba vigente, poniendo fin a las restricciones en todo el país.

Los expertos de un comité nombrado por el gobierno aprobaron el levantamiento de la situación de emergencia en Tokio, así como en las prefecturas vecinas de Kanagawa, Chiba y Saitama, al igual que en Hokkaido.

Abe señaló que el cambio no suponía el final del brote. El objetivo, indicó, es equilibrar las medidas preventivas y la economía hasta que haya vacunas y medicamentos eficaces disponibles.

También te puede interesar:

Con unos 16.600 casos confirmados y unas 850 muertes, Japón ha evitado por ahora los grandes brotes registrados en Estados Unidos y Europa, pese a imponer restricciones más suaves. Desde el 14 de mayo, cuando se levantaron las medidas en casi todo el país, más gente ha salido de casa y las tiendas han ido reabriendo.

Datos recientes apunten a que la tasa de infección ha bajado lo suficiente, y la presión sobre el sistema de salud ha remitido como para permitir la reanudación de la actividad económica y social, según el ministro de Economía, Yasutoshi Nishimura. Tokio, Kanagawa y Hokkaido, donde el número de infecciones sigue fluctuando, necesitan supervisión estrecha, advirtió.

Los grandes al almacenes Matsuya, un establecimiento emblemático del lujoso distrito comercial de Ginza, en Tokio, volvió a abrir sus puertas. El personal de ventas, con escudos faciales, recibía a los clientes con reverencias pero sin saludos verbales, siguiendo sus nuevos protocolos.

Las prefecturas tienen competencias para imponer sus propias medidas. La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, dijo la semana pasada que la capital reabriría en tres fases, empezando por escuelas, bibliotecas, museos y ampliación de horario en los restaurantes.

Seguirían teatros, instalaciones deportivas y otros establecimientos comerciales, y en último lugar reabrirían los clubes nocturnos, karaokes y locales de música en vivo.

Tokio.- El primer ministro de Japón, Shinzo Abe, levantó el lunes el estado de emergencia en Tokio y otras cuatro zonas donde aún estaba vigente, poniendo fin a las restricciones en todo el país.

Los expertos de un comité nombrado por el gobierno aprobaron el levantamiento de la situación de emergencia en Tokio, así como en las prefecturas vecinas de Kanagawa, Chiba y Saitama, al igual que en Hokkaido.

Abe señaló que el cambio no suponía el final del brote. El objetivo, indicó, es equilibrar las medidas preventivas y la economía hasta que haya vacunas y medicamentos eficaces disponibles.

También te puede interesar: Pese a COVID, playas de EEUU registran lleno total

Con unos 16.600 casos confirmados y unas 850 muertes, Japón ha evitado por ahora los grandes brotes registrados en Estados Unidos y Europa, pese a imponer restricciones más suaves. Desde el 14 de mayo, cuando se levantaron las medidas en casi todo el país, más gente ha salido de casa y las tiendas han ido reabriendo.

Datos recientes apunten a que la tasa de infección ha bajado lo suficiente, y la presión sobre el sistema de salud ha remitido como para permitir la reanudación de la actividad económica y social, según el ministro de Economía, Yasutoshi Nishimura. Tokio, Kanagawa y Hokkaido, donde el número de infecciones sigue fluctuando, necesitan supervisión estrecha, advirtió.

Los grandes al almacenes Matsuya, un establecimiento emblemático del lujoso distrito comercial de Ginza, en Tokio, volvió a abrir sus puertas. El personal de ventas, con escudos faciales, recibía a los clientes con reverencias pero sin saludos verbales, siguiendo sus nuevos protocolos.

Las prefecturas tienen competencias para imponer sus propias medidas. La gobernadora de Tokio, Yuriko Koike, dijo la semana pasada que la capital reabriría en tres fases, empezando por escuelas, bibliotecas, museos y ampliación de horario en los restaurantes.

Seguirían teatros, instalaciones deportivas y otros establecimientos comerciales, y en último lugar reabrirían los clubes nocturnos, karaokes y locales de música en vivo.