19 de Septiembre de 2018

Mundo

Crean un juguete para 'depravados'

Según el empresario Shin Takagi este 'invento' ayuda a la gente para que no cometa un delito.

Imagen de uno de los modelos del juguetes sexuales inventados por un pervertido japonés. (www.thesun.ie)
Imagen de uno de los modelos del juguetes sexuales inventados por un pervertido japonés. (www.thesun.ie)
Compartir en Facebook Crean un <i>juguete</i> para 'depravados'Compartir en Twiiter Crean un <i>juguete</i> para 'depravados'

Ivan Tellez/Milenio
CIUDAD DE MÉXICO.- Shin Takagi, además de ser un empresario japonés, es pedófilo, razón por la que decidió fabricar muñecas sexuales con apariencia de niñas a fin de evitar que personas como él incurran en actos de pederastia.

"Estoy ayudando a la gente a expresar sus deseos legal y éticamente. No vale la pena vivir si usted tiene que hacerlo con el deseo reprimido", dijo el fabricante de las muñecas a Roc Morin en una entrevista publicada por la revista estadunidense The Atlantic.

Takagi dijo que lucha contra sus impulsos pedófilos, pero nunca ha actuado sobre ellos. Con una escasez de datos científicos fiables sobre sus circunstancias y sin cura médica o psiquiátrica conocida, muchos de estos individuos se basan estrictamente en el autocontrol para evitar cometer un crimen.

The Atlantic destaca que hay varios tratamientos para pederastas, incluido el cognitivo-conductual, la castración química y otras intervenciones destinadas a suprimir los impulsos; sin embargo, un análisis realizado por Mayo Clínic, de EU, afirma que los tratamientos "no cambian la orientación sexual básica del pedófilo hacia los niños".

Al respecto, Ofelia Reyes Nicolat, educadora y terapeuta sexual de la UNAM, explicó en entrevista con MILENIO que "hay dos tipos de personas: las que se conforman con los muñecos y las que no".

"Habrá personas que se conforman con vaciar todas sus fantasías en las muñecas -con lo que será suficiente- y quienes no (...) Van más allá: tiene que ser con un niño o niña real, ya que no se sabe qué tipo de necesidades tiene que la muñeca no pueda satisfacer; (detalles como) la temperatura, la mirada, el olor, el llanto, el tono de voz. Son muchas cosas que una persona tiene y el juguete no", indicó.

Asimismo, en The Atlantic, Michael Seto, psicólogo y sexólogo de la Universidad de Toronto, aseveró que hay dos tipos de pedófilos: algunos para quienes el acceso a la pornografía infantil o el sexo con muñecos parecidos a niños pueden mantenerlos a salvo de sus impulsos; sin embargo, en otros casos ello puede agravar el sentimiento de frustración.

No obstante, la especialista en sexualidad humana comentó que "(las muñecas) no fomentan la pederastia. Las personas que tengan la necesidad de tener actividad sexual con niños lo van a hacer. No es que vaya a haber más pederastas, solo se trata de dos tipos de personas diferentes".

El abuso en México

Reyes aseguró que el uso de estas medidas está mal visto en México debido a que la sexualidad no es abierta y no hay educación de ella.

"Cualquier cosa que tenga que ver con alguna actividad sexual diferente crea mucha controversia. En México obviamente se les van a paran los pelos de punta, porque en el país todo lo sexual parece malo, a menos de que sea casamiento o por hijos", expresó.

La terapeuta explicó que "en el país se han tomado acciones contra el abuso infantil, pero no se hace algo para impedirlo: esa es la doble cara de México; se espanta de la actividad sexual de las personas y al final no hace nada, porque hay algunos pederastas hasta en la misma familia: el papá, el tío, el abuelo, y no los denuncian porque son su familiares y por temor al qué dirán los demás, ya que, en teoría, son personas respetables".

Por otro lado, dijo que "los japoneses tienen muchos años haciendo muñecas sexuadas para adultos (para evitar la pederastia), y no ha habido ningún problema, dado que respetan las ideologías y las religiones de los demás países. Es solo la expresión del pueblo japonés.

"Pero la sociedad mexicana no responde igual, ya que tenemos un alto índice de menores que son abusados sexualmente, desde pequeños hasta adolescentes. Aquí —en la Facultad de Psicología—, en el área de sexualidad humana, se atiende a estos infantes, pero ya no hay diferencia: ahora llegan también niños que han sido abusados por maestras", señaló Reyes.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios