26 de Mayo de 2018

Mundo

Las cinco 'verdades falsas' sobre el espionaje de la NSA

Una ONG expone por qué no hay que confiar en apologías que repiten constantemente Obama y sus funcionarios.

Las actividades de la NSA son inaccesibles incluso para el Congreso y el Pentágono. (dailytech.com)
Las actividades de la NSA son inaccesibles incluso para el Congreso y el Pentágono. (dailytech.com)
Compartir en Facebook Las cinco 'verdades falsas' sobre el espionaje de la NSACompartir en Twiiter Las cinco 'verdades falsas' sobre el espionaje de la NSA

Agencias
WASHINGTON, D.C.- En un año pasado desde que Edward Snowden reveló un cúmulo de documentos que muestran el espionaje a gran escala de la NSA, sus defensores elaboraron las maneras de respaldarlas, que a pesar de ser reiteradas constantemente no dejan de ser infundadas.

La ONG Fundación Fronteras Electrónicas (EFF en inglés) examinó por qué no hay que confiar en las cinco apologías más comunes del espionaje masivo de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA), constantemente repetidas por el presidente Obama y otros altos cargos políticos y funcionarios. 

Prevención de amenazas

Gracias al espionaje masivo la NSA logró prevenir al menos 50 amenazas, afirmó Barack Obama poco después de las primeras revelaciones de Snowden. Desde entonces la fórmula sobre las 54 amenazas -o ataques terroristas, o complots- ha sido repetida por diferentes figuras, ante todo por el director de la NSA en los años 2005-2014, el general Keith Alexander. 

No obstante, fue el propio general quien se vio obligado a desmentir esta afirmación en octubre de 2013. A la pregunta del senador Patrick Leahy sobre si estaba de acuerdo con que de los 54 casos citados por la Administración no todos fueron complots, y que de todos ellos solo 13 tenían algún nexo con EU, el entonces director de la NSA contestó afirmativamente. 

En el apogeo de la polémica iniciada por Snowden el junio pasado el exvicepresidente Dick Cheney incluso llegó a afirmar que si en 2001 hubieran existido programas parecidos habría sido posible prevenir el ataque terrorista del 11 de septiembre. 

Según él, un programa como los de la NSA era necesario para localizar a uno de ejecutores del ataque, Khalid al Mihdhar. Pero la realidad es que las agencias de inteligencia estadounidenses conocían la identidad del terrorista y dónde buscarlo mucho antes de que se perpetrara el ataque, pero fallaron, según el expresidente del comité del Senado sobre inteligencia, Bob Graham. 

Varias investigaciones y puntas de vista citadas por EFF coinciden en una cosa: para luchar con éxito contra los terroristas no es necesario desarrollar programas de vigilancia masiva, sino que bastan las medidas amparadas por la Constitución. 

No es invasión a privacidad

Que se recolecten los metadatos de llamadas (y no su contenido) no debería preocupar a nadie. Este es otro argumento muy común. Lo que le interesa a la comunidad de inteligencia son datos como números de teléfonos o duración de la llamadas, afirmó una vez el presidente Barack Obama, algo que según defensores no puede contarse como invasión a la privacidad. 

Tal vez es así, pero el exdirector de la NSA y de la CIA Michael Hayden afirmó que "matamos a gente basándonos en metadatos", mientras el exconsejero general de la NSA Stewart Baker aseguró que "si uno tiene metadatos, no necesita el contenido", ya que los metadatos pueden contarlo absolutamente todo sobre la vida de alguien.   

Espionaje a parejas

La NSA no abusa de su poder mientras espía, según el presidente Barack Obama, quién afirmó en una entrevista que no hubo alegaciones al respecto. Pero en realidad sí las hubo. 

De hecho, entre las personas que trabajan para la NSA incluso existe el término coloquial 'loveint' (de las palabras amor, 'love' en inglés, e 'inteligencia') para espiar a sus parejas usando sus capacidades de vigilancia. Y una investigación profunda podría revelar mucho más, afirma EFF. 

Herramienta crucial

Despojar a los ciudadanos de su privacidad está bien si se hace para prevenir ataques terroristas. Este otro argumento constantemente repetido que se basa en la afirmación de que la vigilancia es una herramienta crucial para proteger a los estadounidenses del terrorismo e implica que esta es la principal meta del Gobierno. 

Pero no la es: los datos de vigilancia igual se usan en la lucha contra las drogas y que para el espionaje económico y diplomático. 

Supervisión suficiente

El junio pasado Obama afirmó que los representantes en el Congreso de EU "habían sido constantemente informados sobre lo que estamos haciendo". De esta manera Obama y los apologistas de la NSA quieren convencer a los ciudadanos de que el control al que es sometida la NSA y la supervisión que ejercen sobre ella el Congreso y otros organismos son suficiente. 

Pero en realidad, incluso al Congreso le resulta extremadamente difícil obtener información sobre las prácticas de la NSA, algunas de las cuales son totalmente desconocidas incluso para el Pentágono. 

Supuestamente la NSA tiene que ser supervisada por el Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISC), pero este tribunal tiene muy poco que ver con las cortes ordinarias y a menudo no cuenta con suficiente información para tomar decisiones justas. 

(Información de RT)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios