22 de Mayo de 2018

Mundo

Liberan a etarra condenado a 3,000 años de prisión

La Audiencia Nacional española dejó en libertad a Santiago Arrospide Sarasola y Alberto Plazaola Anduaga, sentenciado a 36 años de cárcel.

El histórico dirigente etarra Santiago Arrospide Sarasola, alias "Santi Potros", en el interior de un coche tras su salida esta tarde de la cárcel Alicante II de Villena. (EFE)
El histórico dirigente etarra Santiago Arrospide Sarasola, alias "Santi Potros", en el interior de un coche tras su salida esta tarde de la cárcel Alicante II de Villena. (EFE)
Compartir en Facebook Liberan a etarra condenado a 3,000 años de prisiónCompartir en Twiiter Liberan a etarra condenado a 3,000 años de prisión

EFE
MADRID, España.- La Audiencia Nacional española decidió este jueves la excarcelación del histórico dirigente de la banda terrorista ETA Santiago Arrospide Sarasola, alias "Santi Potros", condenado por sangrientos atentados a un supermercado en España, entre otros crímenes.

"Santi Potros" salió hoy mismo de la cárcel en la localidad de Villena, provincia de Alicante (sureste de España), tras pasar 28 años encarcelado y recibir varias condenas que sumaban a unos tres mil años de prisión.

También el tribunal decidió la excarcelación de Alberto Plazaola Anduaga, otro miembro de la a banda terrorista que hoy salió de la cárcel en La Coruña (noroeste) en la que estaba recluido.

La decisión de excarcelarles se debe al descuento de las penas a las que fueron condenados y cumplieron en Francia, de acuerdo a una normativa europea.

Sin embargo, la revisión de la fecha de la excarcelación definitiva de estos dos etarras ha sido recurrida por la Fiscalía ante el Tribunal Supremo.

"Santi Potros", considerado responsable durante un tiempo del aparato militar de ETA, banda de la que luego se desvinculó, ha estado encarcelado 28 años desde su detención en Francia en 1987.

También se ordenó la revisión del tiempo de estancia en prisión de otros dos etarras, Francisco Mújica Garmendia y Rafael Caride

Tras cumplir trece años en cárceles francesas, fue extraditado a España el 21 de diciembre de 2000, acumulando a partir de entonces once condenas que sumaban un total de casi tres mil años de prisión, incluida la pena por el sangriento atentado en el supermercado Hipercor de Barcelona (noreste), donde murieron 21 personas y mas de 40 resultaron heridas.

La condena que ahora se le descuenta es la sentencia de prisión dictada en 1990 en Francia.

Ahora, la Audiencia Nacional española ha establecido su fecha de excarcelación con efectos desde el 27 de enero de 2013.

Por su parte, Plazaola fue condenado a 36 años de cárcel por dos delitos de asesinato frustrado en relación con la colocación de una bomba en un bar de Ekoriatza (Guipúzcoa) en 1987 y a otros 10 años por un delito de estragos.

En Francia, fue sentenciado a una pena de siete años en 1994 que cumplió en el país vecino y que ahora se le acumula a las condenas españolas, por lo que su fecha de licenciamiento se ha fijado con efectos desde el 24 de agosto de 2013.

Los magistrados de la Audiencia Nacional están divididos a la hora de aplicar la decisión marco de la UE de 2008, incluida en la legislación nacional española por una ley orgánica aprobada por el Congreso de los Diputados el pasado 12 de noviembre y que entró en vigor el miércoles.

La normativa europea ya ha afectado sin embargo a otro caso, el de la etarra arrepentida Carmen Gisasola, que fue excarcelada el pasado noviembre.

La Audiencia Nacional también ha ordenado la revisión del tiempo de estancia en prisión de otros dos etarras, Francisco Mújica Garmendia, alias "Pakito", y Rafael Caride, alias "Simón", sobre el que aún se tienen que pronunciar las cárceles en las que están ingresados.

Ahora que la Fiscalía de la Audiencia Nacional ha anunciado que presentará recurso contra la revisión de las penas de varios etarras y el Tribunal Supremo se tendrá que pronunciar sobre el alcance de la normativa europea a la hora de rebajar las penas de los etarras.

Según la Fiscalía, las decisiones marco de la UE no son vinculantes como sí son las directivas, de manera que sus preceptos no pueden ir en contra de la normativa española, como podría ser el caso de esta decisión, que contravendría la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios