21 de Febrero de 2018

Mundo

Papás murieron de sed: salvaron a su hijo con el agua que les quedaba

Una familia francesa falleció deshidratada mientras exploraba el parque de White Sands.

El White Sands National Monument, es un parque ubicado en Nuevo México. El día que desapareció la familia francesa el termómetro rebasaba los 40 grados, informaron las autoridades locales. (skianything.com)
El White Sands National Monument, es un parque ubicado en Nuevo México. El día que desapareció la familia francesa el termómetro rebasaba los 40 grados, informaron las autoridades locales. (skianything.com)
Compartir en Facebook Papás murieron de sed: salvaron a su hijo con el agua que les quedabaCompartir en Twiiter Papás murieron de sed: salvaron a su hijo con el agua que les quedaba

Agencias
NUEVA YORK, Nuevo York.-  Una pareja murió de calor y sed pero, con las últimas gotas de agua, lograron salvar a Enzo, su hijo de 9 años.

Terminaron así, entre las dunas inmaculadas del desierto de White Sands, Nuevo México, las vacaciones de Ornella y de David Steiner, franceses y apasionados viajeros que querían regalarle al pequeño la emoción de una jornada especial y de un tour espectacular en el sur de Estados Unidos.

Al mediodía del 4 de agosto, el termómetro señalaba casi 40 centígrados, relató el sheriff local, Benny House, citado por Francety Info on line.

 A lo largo de los senderos del parque no hay un hilo de sombra y ninguna reserva de agua. Por ese motivo, el trekking (excursionismo) está desaconsejado.

"Si los visitantes insisten les pedimos que lo vuelvan a pensar", observó, citada por el Albuquerque Journal, Marie Sauter, una de las responsables del parque. Pero Ornella y David no hicieron caso. Y una vez que llegaron en automóvil al inicio del recorrido, decidieron continuar adelante a pie.

Sin embargo, las cosas salieron mal, según relató a los rescatistas el propio Enzo, el pequeño que sobrevivió gracias al agua que le dieron sus padres.

La mamá Ornella, de 51 años, se sintió mal y decidió retornar al vehículo, mientras que el papá y el niño continuaban.

Pero jamás llegó, y una hora después había muerto. Fueron los guardabosques del parque, durante una patrullaje de rutina, quienes encontraron el cuerpo. Examinaron su cámara fotográfica y descubrieron que con ella habían otras dos personas.

Comenzó de esa manera la búsqueda: el viernes Enzo fue encontrado deshidratado pero consciente, y fue inmediatamente trasladado a un hospital de Albuquerque. Pero su padre David, de 42 años, no logró sobrevivir.

"David y Ornella le dieron todas sus reservas de agua al hijo para permitirle que viviera", relató el abuelo del niño, Alain Steiner.

Más allá de las quemaduras que sufrió a causa de la prolongada exposición al sol, Enzo está bien. Será la autopsia, cuyos resultados no están todavía disponibles, los que establecerán la dinámica y los tiempos exactos de la muerte de la pareja.

"Tenían previsto quedarse cinco semanas en el sur de Estados Unidos y era el viaje de sus sueños", relató al diario Liberation, Kim Duntze, quien trabajaba con Ornella en la ciudad de Reims. Enzo regresa ahora a Francia, y quedará bajo el cuidado de sus abuelos. 

(Información de Ansa latina)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios