19 de Enero de 2018

Mundo

Nicaragua da pena máxima a asesino de misionera de EU

Fernando Aburto Reyes fue sentenciado a 39 años de prisión por el homicidio, violación y robo en contra de Karen Colclough.

Karen Colclough fue hallada muerta cinco días después de haber sido reportada como desaparecida. (trib.com)
Karen Colclough fue hallada muerta cinco días después de haber sido reportada como desaparecida. (trib.com)
Compartir en Facebook Nicaragua da pena máxima a asesino de misionera de EUCompartir en Twiiter Nicaragua da pena máxima a asesino de misionera de EU

Agencias
MANAGUA, Nicaragua.- Una juez penal de Nicaragua condenó el sábado a 39 años de prisión a un hombre que mató en abril a la misionera estadounidense Karen Colclough.

La juez Henriette Casco, encargada de un Juzgado Penal Especializado en Violencia, ordenó una condena de 39 años contra Fernando Aburto Reyes, luego de encontrarlo culpable de violación, robo y femicidio contra Colclough, quien fue reportada como desaparecida en abril del hotel en el que se hospedaba, a unos 60 kilómetros al oeste de Managua.

La juez explicó que Aburto fue sentenciado a 26 años de cárcel por el asesinato, a ocho por el delito de violación y a cinco años por robo agravado. Sin embargo, el condenado permanecerá un máximo de 30 años en la penitenciaría, ya que ese es el máximo periodo de encarcelamiento que permiten las leyes de Nicaragua, según publica The Associated Press.

Aburto deberá participar "obligatoriamente" en programas de orientación, atención y prevención.

Colclough, de 37 años y miembro de un equipo de voluntarios de la iglesia de Jackson Hole, de Wyoming, se separó el 11 de abril del grupo con el que se hospedaba en el Hotel Barceló Montelimar para tomar fotografías, abandonando el perímetro de seguridad de un hotel de playa, según el informe policial.

Cinco días después del reporte de su desaparición fue encontrada muerta a unos kilómetros del hotel. 

El dictamen médico legal reveló que la causa de la muerte fue asfixia y también recibió varios golpes. 

El agresor confesó que quería era apoderarse de la cámara fotográfica de la misionera.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios