20 de Noviembre de 2018

Mundo

El Papa acepta renuncia de obispo ‘derrochador’

El obispo de Alemania emprendió la construcción de una onerosa sede episcopal, con museo, sala de conferencias, capilla y apartamentos privados.

Franz-Peter Tebartz van Elst, de 53 años, emprendió la construcción de una onerosa sede episcopal, con museo, sala de conferencias, capilla y apartamentos privados. (Agencias/Archivo)
Franz-Peter Tebartz van Elst, de 53 años, emprendió la construcción de una onerosa sede episcopal, con museo, sala de conferencias, capilla y apartamentos privados. (Agencias/Archivo)
Compartir en Facebook El Papa acepta renuncia de obispo ‘derrochador’Compartir en Twiiter El Papa acepta renuncia de obispo ‘derrochador’

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco, comprometido en la búsqueda de mayor transparencia financiera en el Vaticano y defensor de una Iglesia austera, aceptó el miércoles la renuncia de un obispo alemán que escandalizó a los fieles con sus gastos estrafalarios.

Cinco meses después de haberlo recibido en el Vaticano, el Papa argentino decidió aceptar la dimisión del obispo de Limburgo (Alemania), Franz-Peter Tebartz van Elst, conocido por su afición al lujo, quien será designado para otro cargo, precisó en una nota el Vaticano.

"La situación en la diócesis de Limburgo impide el ejercicio fecundo de su ministerio", reconoce el comunicado.

En la misma nota se explica que la Congregación para los Obispos, encargada del caso, estudió con "mucha atención" el informe sobre las responsabilidades de todos los involucrados en la construcción del controvertido centro religioso "St Nikolaus".

El pontífice aceptó la renuncia presentada el 20 de octubre pasado por el obispo alemán, quien fue reemplazado provisionalmente por un vicario general.

"El Santo Padre pide al clérigo y a los fieles de la diócesis de Limburgo que acojan las decisiones de la Santa Sede con docilidad y esforzarse por recuperar un clima de caridad y de reconciliación", escribió el Vaticano en su comunicado.

El obispo, a cargo de la pudiente diócesis al sudoeste de Alemania, viajó a Roma en octubre pasado para una serie de reuniones, que se concluyeron con un encuentro con el Papa Francisco, quien pregona una iglesia para los pobres.

Como señal de arrepentimiento, el obispo, repudiado en Alemania por su manía de grandeza, su automóvil de lujo y su proyecto de residencia costosa, llegó en un vuelo económico.

Tebartz-van Elst, de 53 años, cuya renuncia reclamaron numerosos alemanes, emprendió la construcción de una onerosa sede episcopal, con museo, sala de conferencias, capilla y apartamentos privados.

Tales obras generaron viva polémica en torno a la financiación de la renovación y de la transformación del centro diocesano de Limburgo, que costó 31 millones de euros (43 millones de dólares), en vez de los 6 previstos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios