18 de Noviembre de 2018

Mundo

Opera en Colombia gasolinera agroecológica

La estación de servicio, ubicada en Bogotá, combina prácticas amigables con el medio ambiente y la venta de combustible.

Las personas que llegan a la gasolinera no sólo abastecen de combustible sus vehículos sino que también pueden comprar vegetales y verduras. (Captura de pantalla)
Las personas que llegan a la gasolinera no sólo abastecen de combustible sus vehículos sino que también pueden comprar vegetales y verduras. (Captura de pantalla)
Compartir en Facebook Opera en Colombia gasolinera agroecológicaCompartir en Twiiter Opera en Colombia gasolinera agroecológica

EFE
BOGOTÁ, Colombia.-Fuentes de energía no renovable, el reciclaje y la agricultura urbana conviven sin conflicto alguno en una gasolinera en Bogotá, una propuesta innovadora que se abre paso entre el cemento y la contaminación y que sirve como ejemplo para la defensa y protección del medio ambiente. 

Hace ocho años, el ingeniero Juan Carlos Machado, administrador del Grupo Magra, rompió los paradigmas con la primera gasolinera ambiental en Colombia, que con prácticas amigables con la naturaleza, como el reciclaje y la siembra en los alrededores de la estación de venta de combustible, demostró que se pueden crear “pulmones” para ayudar al planeta. 

La estación de servicio mostraba otra cara en 1999, cuando Machado y su familia invirtieron sus ahorros en la empresa, a pesar de que las autoridades de la ciudad cuestionaron su funcionamiento por ser nocivo para el medio ambiente, una historia que cambió cuando el agua y el reciclaje tomaron protagonismo. 

¿Qué es una gasolinera agroecológica?

Ahora, arropada por amplios jardines verdes, con un ahorro de agua y el tratamiento de desechos orgánicos al mes se han vuelto en un ejemplo para la comunidad que los ha visitado masivamente durante los últimos cinco años, atraída por la idea de la agricultura urbana, donde se siembran desde vegetales, algunas frutas, hierbas e, incluso café.

En declaraciones a la agencia de noticias EFE, Machado no juega en asegurar que “la agricultura urbana no se ha valorado bien, a pesar de que en la historia ha sido determinante, en las guerras y posguerras para sobrevivir”, razón por la que decidió integrarla a su negocio para dejar de aportar basura a los vertederos mientras produce plantas y alimentos.

Un invernadero ubicado en una pequeña azotea en la que antes solo había lugar para llantas y baterías viejas ahora es un campo de siembra y cosecha.

Todos los desechos orgánicos que deja el restaurante de la estación se traducen en fertilizantes líquidos y sólidos, cuya producción llegó en 2012 a 10 toneladas, y en gas, que es reutilizado en la cocina, como también se hace con el agua que cae cada vez que llueve para hacer el aseo del lugar y regar las plantas.

Esta innovadora apuesta fue reconocida por los organizadores del premio Planeta Azul, que la catalogaron “como una estación de servicio verde y sustentable, porque la gestión ambiental que desarrolla, su liderazgo ambiental y los logros obtenidos (…) son el resultado de un trabajo que refleja el compromiso que tiene con el cuidado y protección del agua”. 

“Esta estación de servicio es única en su género en Colombia y ha roto todos los paradigmas en su rama, porque trabaja en el cuidado del agua y tener un invernadero” entre la comunidad que “la ve como un ejemplo a seguir”, resalta la organización Planeta Azul, en su página en internet

La forma de trabajo en la gasolinera ecologica

Esta estación de servicio agroecológica es única en su género en Colombia y ha roto todos los paradigmas en su rama, porque no solo trabaja en pro del cuidado del agua sino que ha trascendido entre los empleados que la componen, sus familias y la comunidad que hoy la ve como un ejemplo a seguir.

La encargada del restaurante, Rocío Delgado explica que "Aprendí a valorar, a reciclar residuos y a usar aguas lluvia y en la casa, aun sin un sistema elaborado, la recojo y la uso para limpiar los inodoros”. 

“Me da tristeza que digan que somos una estación atípica, porque todas deberían ser como nosotros”, afirma Machado, quien puede presumir de que su empresa también es una de las grandes donadoras de árboles de Bogotá, gracias a su producción de más de 4 mil durante los últimos tres años.

“Al tiempo que vendemos gasolina y gas, estamos pendientes de las plantas”, destaca Duván Mendoza, un trabajador que con orgullo reconoce el alto impacto de su trabajo que ante muchos ojos solo se limita abastecer vehículos con combustible.

Las personas que llegan a la gasolinera no solo abastecen a sus vehículos de combustible, también pueden comprar lechuga, acelgas, espinacas, calabacín y rúcula. En un año se pueden alcanzar las ocho cosechas de vegetales, por tal razón varios de los productos que se cultivan se comercializan en las plazas de mercado cercanas al lugar.

“Las otras estaciones solo se interesan por vender gasolina”, dice Edilberto Monroy, otro de los trabajadores.

Los anhelos de todos los trabajadores de la gasolinera ahora se centran en la construcción de un mecanismo para tratar las aguas negras que ellos producen y evitar que lleguen al río Bogotá.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios