21 de Septiembre de 2018

Mundo

Francisco abre 'Puerta Santa' en comedor para pobres

El Santo Padre asegura que Dios está escondido 'en los más necesitados, en los enfermos y los prisioneros'.

El papa Francisco abrió una simple puerta de vidrio de un comedor de Cáritas en Roma y se dio tiempo para saludar y bendecir a los presentes. (AP)
El papa Francisco abrió una simple puerta de vidrio de un comedor de Cáritas en Roma y se dio tiempo para saludar y bendecir a los presentes. (AP)
Compartir en Facebook Francisco abre 'Puerta Santa' en comedor para pobresCompartir en Twiiter Francisco abre 'Puerta Santa' en comedor para pobres

Agencias
CIUDAD DEL VATICANO.- Por primera vez en la historia la “Puerta Santa”, el emblema de los Jubileos que tradicionalmente sólo se inauguraba en el Vaticano, fue abierta por el Papa en un comedor en Roma que atiende a marginados.

En una sencilla pero sugestiva ceremonia, Francisco abrió él mismo una puerta santa simple de vidrio ubicada en un comedor de la organización católica Cáritas ubicado en la estación Termini, donde cada día comen los últimos: pobres, migrantes y refugiados, informa Notimex.

“Dios viene a salvarnos y no encuentra una manera mejor que caminar con nosotros. En el momento de elegir la manera para salvarnos, Él no elige una gran ciudad ni un gran imperio, no elige a una princesa o a una condesa como madre. No elige un palacio de lujo”, dijo el líder católico en el sermón de su misa.

“Dios eligió a María, una chica de 16, 17 años, nada más; eligió una aldea perdida en las periferias del Imperio Romano; nadie, de seguro, la conocía; eligió a José, un chico que amaba y que quería casarse con María, un carpintero que se ganaba el pan”, añadió.

Salvación en la humildad

Recordó que los padres de Jesús vivieron el rechazo porque cuando “eran novios” y ella quedó embarazada, en una aldea tan pequeña: “¿Ustedes saben cómo son los chismes, no? Se propagan...”, ponderó.

“Así está Dios entre nosotros: si quieres encontrar a Dios, búscalo en la humildad, en la pobreza, en donde Él está escondido, en los necesitados, en los más necesitados: en los enfermos, en los hambrientos, en los prisioneros”, apuntó.

Sostuvo que las condecoraciones “no abren la puerta del cielo” y precisó que la salvación no viene del lujo, de las grandes riquezas y del poder, sino de la humildad, de los pobres, de los enfermos y de los detenidos.

En la misa los fieles rezaron, entre otras cosas, por los migrantes que viven en Roma y para que en la capital “el mal de pocos sin escrúpulos no prevalezca sobre el bien de todos”.

Al final, una vez terminada la celebración, el Papa saludó a cada uno de los presentes y antes de despedirse deseó a todos que en esta Navidad Dios nazca en el corazón de cada uno.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios